Efectos psicosociales del Coronavirus: miedo, enojo, frustración

Entrevistada en este contexto del brote mundial del coronavirus (Covid-19), la psicóloga del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (CCTI), Olivia Cortés Corona, habla de los efectos psicosociales que habrá entre los diferentes segmentos de la población mexicana en la pandemia. 

Texto: Vania Pigeonutt

Chilpancingo, Guerrero.- La población guerrerense sabe de catástrofes. Ha resistido y reconstruido su cotidianidad pese a las tragedias. Es una sociedad resiliente.

Olivia Cortés Corona, psicóloga del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (CCTI) hace un recuento histórico. Los guerrerenses han sobrevivido a la Guerra sucia –período de persecución de guerrilleros y violaciones a derechos humanos-, el estado está marcado por la desaparición forzada. Luego pasa por masacres como Aguas Blancas, El Charco, y el ataque y la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. 

Entrevistada en este contexto del brote mundial del coronavirus (Covid-19) habla de los efectos psicosociales que habrá entre los diferentes segmentos de la  población mexicana en la pandemia. 

Estos impactos y sentimientos que experimenta la población no son homogéneos. No todos tienen miedo, rabia, ansiedad o enojo y esto tiene que ver con el contexto, pero también con las acciones aprendidas de la gente para salir de tragedias y de emociones negativas que pueden perjudicar la salud mental.

“Las crisis son oportunidades y nos adaptamos. Aquí en Guerrero hemos pasado por la desaparición forzada, asesinatos, feminicidios, torturas, el desplazamiento forzado interno que continúa, asimismo es una zona sísmica, entran huracanes y las inundaciones que tenemos cada año”, nos dice. 

Ante ese panorama, no puede haber una afectación general en la población por el brote del Covid-19. Pone como ejemplo las zonas de pueblos originarios donde no toda la información será entendida en la misma dimensión por la gente; incluso, puede no llegarle. No sólo por el cambio de idioma, sino por la cosmovisión y el modo de vida ajeno a las pandemias o exigencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta es la entrevista:

  • ¿Cómo ha cambiado la cotidianidad en México por el coronavirus?
  • Lo que hemos visto ahorita a pesar de que llevamos semana y media de que se inició la cuarentena, es que aun así continuamos con comunidades que se están levantando en armas, familiares que siguen en búsqueda de sus desaparecidos, familiares que se están desplazando en comunidades y la gente sigue en los hospitales por diversas enfermedades.

La cuarentena es un privilegio para pocos, puntualiza la psicóloga, porque la mayoría de la gente está viviendo el día a día, tiene que salir a trabajar y llevar el dinero a su casa.

“Es muy complicado irse de cuarentena dignamente: nos dicen váyanse de cuarentena, que nadie salga. Pero no es fácil al mismo nivel para todos. Se para la economía, el transporte, cuando los niños no van a la escuela. Es difícil que el mexicano pueda vivir dignamente una cuarentena, por los diferentes contextos que te menciono y la desigualdad”, agrega.

  • ¿Qué posibilidades hay durante esta cuarentena?
  • Son oportunidades de conocernos en individual y colectivo. Ha habido en las compras de pánico, un factor importante de individualismo, de falta de cooperación comunitaria y falta de empatía: no entender las necesidades del otro. La gente se ensimisma, se aísla y no socializa ni apoya a nadie más.

Olivia sostiene que esta cuarentena viene a romper la seguridad que tenemos en nuestra vida cotidiana, el ir y venir de la casa al trabajo, nuestras actividades. Y nos da una cierta rutina: podemos llegar a sentir miedo y el miedo es una emoción natural del ser humano ante esa situación, porque la vida puede estar en peligro. 

La especialista dice que sentir miedo es muy importante, porque tiene una función cerebral de sobrevivencia ante estas situaciones, pero también paraliza. Es necesario conocerse y saber identificar por qué episodios pasamos y ayudarnos en comunidad. Hay gente que estar encerrada la pone agresiva, le enoja, le desata sentimientos negativos.

Pero Olivia Cortés confía en que son más los guerrerenses que se están apoyando que quienes se encierran y sólo ven por ellos mismos. Esa es la historia del estado, de mucha solidaridad y apoyo, dice, y cree que en este contexto de Covid-19, no será la excepción. 

“En Guerrero y en México la gente ha salido avante ante esta situaciones, casi siempre pagando platos rotos, porque los muertos son de este lado de la población más vulnerable, pero lentamente tenemos herramientas y las buscamos. Además, hay una diversidad de pensamiento, habrá poblaciones que ven el virus como castigo divino, otras como una oportunidad para crecer; hay quienes dicen que la naturaleza nos está diciendo algo y tendríamos que hacer algo para responderle”. 

Propuestas de acciones para enfrentar el encierro

  • ¿Cuál es la propuesta ante el encierro?
  • Son días estresantes. Por eso es importante que se implementen los intercambios de juegos de mesa, que las mamás pongan a dibujar a sus hijos en casa. Que empleen las herramientas brindadas e internet para jugar, como clases en línea de dibujo y otras.

“Hay internet, las mamás se están pasando clases para los niños. Es importante estar muy informados, pero con reservas de decir: poner un horario para informarnos y despegarnos de las redes sociales y tener en cuenta que no sólo es nuestra responsabilidad y hacer lo que nos toca, ojalá que también las autoridades, el gobierno mexicano siga las recomendaciones”, exige.

Una de las exigencias ante la pandemia viene del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, que exigió a los países implementar estrategias, donde respeten la dignidad humana en esta cuarentena, que cuiden al sector obrero, con trabajo informal donde no tienen una solvencia económica y desde la psicología, capacitar a médicos, en muchos casos sólo están dando material que no ha habido en todos los hospitales, pero sí hace falta la parte psicológica.

“En México hay un bajo porcentaje de mortalidad hasta ahorita y de contagios, pero es una realidad latente: eso puede causar estrés, ansiedad, se puede manifestar que nos aislemos, dejemos de comer, tengamos ganas de llorar, opresión en el pecho, mareos, taquicardias y tener conductas de limpieza constante, obsesivas, como limpiar superficies que tocamos para no contagiarnos”, advierte.

Acciones ciudadanas contra el coronavirus

  • ¿Qué hacer para evitar sentirse mal?
  • Para evitar experimentar la frustración e incertidumbre de que no hay una información confiable que esté llegando a todos, las acciones de cooperación son importantes. Sí guardar cuarentena, para todo el que pueda, pero no aislarse completamente.

Hay una respuesta colectiva psicosocial, no toda es positiva. En Acapulco, cuenta, la gente que se ha organizado para exigir a las autoridades el qué van a hacer, que implementen medidas ante la cuarentena, por la baja de turismo, el cierre de negocios. Hay una hipocresía en varios empresarios que les dan días para que se guarden en casas, pero sin goce de sueldo, “es como romantizar el apoyo que se está dando por la cuarentena”.

En Chilpancingo la gente está preocupada por el desabasto de agua.

“Es importante la solidaridad social: hacer compras locales, comprar en los mercados, con las medidas de higiene por parte de las autoridades, incluso podemos reactivar el trueque que antes se hacía, lo que nos puede ayudar muchísimo a mantenernos activos y no caer en una rumiación de estar pensando y pensando en la situación”, sugiere.

¿A quién recurrir en caso de sentirse desesperado ante el Coronavirus?

En el CCTI siguen atendiendo a la población, como a grupos de familias desplazadas. Olivia advierte que la población más vulnerable serán las víctimas, tanto los desplazados que de por sí ya enfrentan sentimientos por haber perdido sus casas y dejados sus pueblos, como las familias que buscan a desaparecidos o las otras víctimas que siguen a la espera de justicia, migrantes y presos.

Es importante, reclama, que las autoridades tengan una coordinación adecuada con la federación para dimensionar el problema, actuar rápido e informar a la población. Lamenta que en Guerrero haya sólo mil 500 camas de hospital para la atención de más de 3 millones y medio de habitantes, entre otras fallas.

Cada vez está más segura de lo que dijo el ex guerrillero Lucio Cabañas, dice: “sólo el pueblo puede salvar al pueblo”.

Algunos materiales de apoyo durante psicológico:

https://www.alunapsicosocial.org/single-post/2020/03/20/Gu%C3%ADa-de-apoyo-psicosocial-durante-el-brote-del-coronavirus
http://redsira.psicosocial.net/

Esta plataforma nace de la necesidad de buscar verdades y cuestionarnos desde el periodismo el mundo que habitamos, principalmente nuestro entorno. La apuesta es a generar un diálogo. Que nuestros lectores tomen el periodismo como un bien público y juntos abramos brechas.

Deja tus comentarios

Relacionados