Coberturas directas y entrevistas en cabina vedadas por Coronavirus

Radio Universidad, en Guerrero, realiza cambios en sus cabinas de grabación y transmisión ante un escenario permanente de pandemia

Texto: Marlén Castro
Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo, Guerrero.- En todo el mundo, la pandemia generó crisis en los medios de comunicación o acentuó las que ya algunos arrastraban. Guerrero vive su propia crisis de medios informativos, con recortes de personal, reducción de salarios; de periódicos impresos que han dejado de circular o de estaciones de radio que han acortado transmisiones, o cambiado toda la plantilla del segmento de noticias para ver si así continúan en el gusto de la audiencia. 

Capital Máxima y Radio Universidad, una privada y la otra pública, ambas asentadas en la capital guerrerense enfrentan dificultades para hacer la cobertura noticiosa normal, como todos los medios de comunicación. 

En los momentos más complicados de la pandemia por la Covid-19, Capital Máxima cambió toda la plantilla de su programa de noticias principal, denominado Capital Noticias, por una crisis económica arrastrada, por lo menos, desde tres años atrás.

Por lo menos, siete comunicadores perdieron sus empleos por la crisis, tres de ellos, en el último mes.

Rogelio Agustín Esteban, el comunicador al frente del nuevo equipo de noticias, indicó que la administración de la estación radiofónica planteó a dos de los últimos tres comunicadores despedidos, no cobrar los siguientes tres meses, situación que no aceptaron y la empresa les ofreció, entonces, su liquidación. El tercer comunicador, por solidaridad con sus dos compañeros, una de ellas era su esposa, renunció.

Agustín Esteban, quien también era parte del anterior equipo, reveló que inician este nuevo periodo del noticiario con los convenios cancelados por concepto de publicidad por parte de la iniciativa privada y sólo se han mantenido los convenios con las instituciones públicas. 

Este noticiario recibía en cabina a los entrevistados y esto cambió desde el principio de la pandemia. Ahora todas las entrevistas que hacen son vía telefónica, mientras que los reporteros tienen indicaciones para hacer coberturas con muchas restricciones.

Sí han cubierto noticias desde el lugar de los hechos pero con muchas medidas de prevención, indicó Agustín Esteban. “Siempre con cubrebocas y cada reportero lleva gel antibacterial para realizar el aseo de las manos continuamente”. 

Este nuevo equipo de noticias de Capital Máxima, una estación de radio asentada en la capital desde la década de los noventas, se sentó a platicar para tomar entre ellos medidas para hacer coberturas más seguras. El equipo como tal invirtió en la compra de cubrebocas con caretas de plástico y varios litros de gel antibacterial del cual rellenan sus botes individuales cada día. Sólo cubren de forma directa aquellos hechos indispensables. 

Como la pandemia afecta a todos, las mismas fuentes de información piden que los reporteros hagan las coberturas con cubrebocas, aunque la mayoría ya sólo hace actividades de forma digital, como es el caso del gobierno del estado. El gobernador da conferencias de prensa sólo de esta forma. 

El periodista Sergio Ocampo Arista, titular del principal noticiero de Radio Universidad, en entrevista desde la cabina. Fotografía: Oscar Guerrero.

Radio Universidad remodelará cabinas 

En el caso de Radio Universidad, una estación que funciona con 20 trabajadores, desde mediados de marzo se tomaron medidas como suspender programas de la barra programática y también cancelaron las denuncias o entrevistas en cabina. 

Radio Universidad por ser una estación pública no enfrenta una crisis de tipo económico como la mayoría de medios, pues los salarios de sus trabajadores están garantizados, pero la pandemia generó cambios en su organización interna y, en donde más impactó, es en los programas de corte informativo. 

La cabina de Radio Universidad es conocida por su apertura a todas las organizaciones, sectores de la sociedad o a personas en forma individual para hacer todo tipo de denuncias.

Las personas sólo tenían que llegar a la cabina a pedir permiso para hablar y los micrófonos se les abrían para hacer su denuncia. Desde marzo eso dejó de pasar. 

Víctor Hugo Wences Martínez, director de Radio Universidad, indicó que tuvieron que tomar esa medida porque el ambiente de una estación de radio es proclive a almacenar bacterias y microbios pues son espacios cerrados. Las personas hablan ante los micrófonos y éstos pueden convertirse en una fuente de contagio. La alfombra que es indispensable en las cabinas por razones de acústica también es un elemento que puede guardar desde ácaros hasta virus. 

Los conductores de los programas propios de Radio Universidad siguen acudiendo a cabina pero entre la presencia de uno y otro hay un espacio de dos horas para, si fuera el caso, disminuir la posibilidad de contagios entre los mismos conductores. 

Wences Martínez indicó que internamente tomaron medidas bajo la consideración de que no se volverá a trabajar en las mismas condiciones que antes de la pandemia.

Para ello están en vías de concretarse remodelaciones de las cabinas de grabación y de transmisión para instalar extractores de aire y termómetros. 

Los extractores de aire son necesarios para mandar al exterior el aire estacionado en una cabina de radio y los termómetros servirán para que de forma automática tomen la temperatura a las personas que entren a una cabina. Lo anterior porque la temperatura es un indicador de la salud de las personas. 

Ambas son medidas ya pensadas en un escenario permanente de pandemia. 

Sobre las coberturas, Wences Martínez indicó que los reporteros de Radio Universidad no acuden al lugar de los hechos y la estación tampoco ha transmitido directos. 

Wences Martínez indica que estas medidas restrictivas se mantendrán todavía por mucho tiempo. 

Aspectos de una de las transmisiones en Radio Universidad. Fotografía: APEG.

Esta plataforma nace de la necesidad de buscar verdades y cuestionarnos desde el periodismo el mundo que habitamos, principalmente nuestro entorno. La apuesta es a generar un diálogo. Que nuestros lectores tomen el periodismo como un bien público y juntos abramos brechas.

Deja tus comentarios

Relacionados