¿Has visto a? menores de edad desaparecidos en Guerrero

Entre enero y  febrero de este año la Fiscalía General del estado de Guerrero ha activado quince veces la Alerta Ámber, estas cifras indican que ocho menores, cuatro niñas y cuatro niños, han desaparecido en lo que va de 2020.

Texto: Marlén Castro
Fotografía: Amapola Periodismo

Chilpancingo, Guerrero.- Ángel Santiago Salgado Román, de 8 años, desapareció de su domicilio la tarde del 16 de febrero, en Acatempa, municipio de Teloloapan. Al día siguiente, para que las autoridades iniciaran la búsqueda, familiares y amigos bloquearon la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano, desde las siete de la mañana.

Es uno de los once niños que en febrero se les perdieron de vista a sus madres y padres, por diversos motivos, razón por la que se activó la alerta Ámber. De acuerdo con el reporte de la desaparición de Ángel Santiago, personas extrañas lo sustrajeron de su hogar. 

Ángel Santiago regresó a su hogar el 17 de febrero, sin que las autoridades explicaran la forma en que fue recuperado, y la familia tampoco informó los detalles de cómo regresó a casa, como pasa en la mayoría de los casos de menores desaparecidos. 

De estas once personas por las que se activó la alerta Ámber, sólo ocho están como desaparecidos, pero la autoridad no informó con puntualidad qué pasó con ellos, como en el caso de Ángel.

De acuerdo con un registro de Amapola. Periodismo transgresor, a partir de los reportes de desapariciones de la Fiscalía General del Estado (FGE), de los once niños desaparecidos en febrero, cinco continúan sin localización, tres niñas y dos niños, en un contexto en el que la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) insiste en que el tema de la desaparición de menores, aun con la gravedad, sigue siendo un tema invisible en las agendas políticas y presupuestarias.

De acuerdo con las desapariciones del mes de febrero, del total de personas perdidas, los menores son el 70 por ciento de los casos. 

En el mismo mes, también desaparecieron cuatro mujeres, tres son mayores de edad, y se activó el protocolo Alba, el que se pone en marcha cuando se les pierde el rastro a mujeres de 18 años en adelante. Sólo una de las tres personas desaparecidas fue localizada. De la cuarta se desconoce la edad porque la autoridad no activó el protocolo Alba o la alerta Ámber, pero se conoce su caso, porque la misma Fiscalía indicó que uno de los menores desaparecidos iba con su mamá, de quien también no se tiene rastro.

La FGE no activó ninguna alerta por la desaparición de hombres mayores de edad en febrero, para quienes no hay un protocolo especial de búsqueda en caso de desaparición.

Entre enero y febrero de este año, la FGE ha activado 15 veces la alerta Ámber, por cuatro desapariciones en enero y 11 en febrero. De las cuatro activaciones en enero por la desaparición de dos niñas y dos niños, sólo una niña volvió a casa. Tres menores, dos niños y una niña, siguen sin ser encontrados.

En febrero se activó por seis niños y cinco niñas, cinco de esos once siguen sin localizar: tres niñas y dos niños.

Estas cifras indican que ocho menores, cuatro niñas y cuatro niños, se han perdido sólo en estos dos primeros meses del año.

De los casos de febrero, Rodrigo Tadeo Mayren Peralta, de tres años, sigue perdido junto con su mamá, aunque la autoridad no activó ningún protocolo por ella. Se sabe que Rodrigo y su mamá salieron de su hogar, en Acapulco, el 18 de febrero del 2020, y hasta la fecha se desconoce su paradero.

También sigue perdida la adolescente Yazmín Delgado Carreño, de 16 años, quien desapareció el 18 de febrero, en Mexcaltepec, municipio de Taxco.

Jesús Santiago Cuevas Páez de 16 años, se perdió en Acapulco el 9 de febrero, lo mismo que Martha Isabel Ríos Martínez, también de 16 años y del mismo puerto.

Kenia Yatziri Molina Moreno, es otra adolescente de 16 años, originaria de Chilpancingo, también desaparecida. Rodrigo, de tres años; Yazmín, Jesús Santiago, Martha Isabel y Kenia Yatziri, de 16 años, son los cinco menores desaparecidos en febrero y que continúan en esa condición.

De las mujeres mayores de 18 años por las que en febrero se activó el protocolo Alba, María Guadalupe Merines Rivera, de 33 años, desapareció desde el 23, en la colonia Unidos por Guerrero, de Acapulco, y desde entonces nada saben de ella sus familiares.

Fabiola Maritza Hernández Martínez de 33 años, aunque se perdió desde el 16 de agosto del 2016, su familia hizo la denuncia el 13 de febrero del 2020, y se activó el protocolo en esta fecha. 

De la tercera mujer desaparecida, no se conocen detalles, sólo que se perdió junto con su hijo de tres años, por quien sí se activó la alerta Alba. En Guerrero, este sería el caso número 13 de madres que se han perdido con todo e hijos, del 2017 a la fecha, de acuerdo con los registros de Ámber y Alba.

Estas 13 mamás desaparecidas, en su mayoría son jóvenes de entre 18 y 20 años, con hijos de cero a cuatro años. Como el caso de Rodrígo, de tres años, desaparecido este mes de febrero del 2020, con todo y su mamá.

Esta plataforma nace de la necesidad de buscar verdades y cuestionarnos desde el periodismo el mundo que habitamos, principalmente nuestro entorno. La apuesta es a generar un diálogo. Que nuestros lectores tomen el periodismo como un bien público y juntos abramos brechas.

Deja tus comentarios

2 comments

Relacionados