El gobierno abre en 1972 un programa piloto para que ingresaran mujeres a Ayotzinapa

“Lo que buscaba el gobierno era generar un conflicto interno para tener pretexto para cerrar la Normal” 

Texto: Marlén Castro
Fotografía: Andalusia Knoll  (portada) y Cortesía

Guerrero.- Mi nombre es Santa Cabañas Cienfuegos. Ingresé a la Normal Rural Raúl Isidro Burgos en 1972, cuando tenía 15 años. Entre a la Normal de Ayotzinapa por un programa piloto de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que consistía en la creación de grupos mixtos. En esa generación se abrieron tres grupos, de 40 cada uno. Ahora tengo 62 años.

Pertenezco a la generación 1972-1976, pero nadie de las mujeres que entramos a Ayotzinapa concluimos ahí nuestros estudios. Sólo estuvimos ahí un año. El gobierno suspendió el programa piloto y nos mandaron a diferentes normales. A la mayoría las enviaron a la Normal Rural de Tamazulapan, en Oaxaca. A mí me mandaron a la Normal de Teteles, en Puebla, pero yo no me quise ir. Aunque soy originaria de Tixtla, me fui a estudiar la Preparatoria a Acapulco. La mayoría de las compañeras que ingresaron conmigo en esa generación sí terminaron sus estudios en las normales a las que las mandaron.

Nunca supimos las razones reales por las que el gobierno creó ese programa piloto y porqué lo cerró. La explicación oficial que dieron a conocer tenía que ver con que una compañera salió embarazada. Pero es absurda esta razón, en las normales rurales varias estudiantes salían embarazadas. O sea, una situación de ese tipo, no era algo del otro mundo, sino muy común.

Viéndolo con perspectiva, creo que lo que buscaba el gobierno con ese programa piloto era generar un conflicto interno en Ayotzinapa y tener pretexto para cerrar la Normal.

Ese año de estudios en la Normal fue complicado. La comunidad estudiantil y de maestros se dividió por nuestra presencia. Unos estaban de acuerdo en que las mujeres estudiáramos ahí y otra parte no nos querían, nos veían como bichos raros y nos excluían de las actividades que llevaban a cabo. Sufrimos discriminación.

Por ejemplo, los maestros de los talleres como carpintería y talabartería, entre otros, no querían darnos clase. En cambio, los maestros de música, danza y pintura veían bien que hubiera mujeres.

Sobre las actividades y tareas políticas durante ese año no me enteré de nada, precisamente porque el Comité Estudiantil no nos tomaba en cuenta. Por las tardes, había círculos de estudio, en los que sabíamos leían acerca del marxismo, pero a nosotras no nos incluían. Nos veían con recelo, no nos compartían nada de información. Nadie de nosotras participó en una marcha o toma de autobuses. Las actividades que planeaba el Comité, las organizaba cuidando que la información no la tuviéramos nosotras.

Tuvimos un maestro de didáctica que nos incluyó esas lecturas sobre marxismo y lucha de clases. Se llamaba Ramiro Basilio. Era muy bueno. Ahí fue donde muchas de nosotras escuchamos por primera vez de esos autores como Marx y Lenin. Varias de nosotras seguimos por esa línea.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de Amapola Periodismo:

https://amapolaperiodismo.com/el-gobierno-abre-en-1972-un-programa-piloto-para-que-ngresaran-mujeres-a-ayotzinapa

Esta plataforma nace de la necesidad de buscar verdades y cuestionarnos desde el periodismo el mundo que habitamos, principalmente nuestro entorno. La apuesta es a generar un diálogo. Que nuestros lectores tomen el periodismo como un bien público y juntos abramos brechas.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...