Los estudiantes con formación política eran transferidos a otras normales para desorganizarlos

Texto: Marlén Castro
Fotografía: José Luis de la Cruz

Guerrero.- Mi nombre es Roberto Gante Palacios. Pertenezco a la generación 1979-1983. En mi generación ingresamos 120 estudiantes en septiembre, pero luego en noviembre, la Secretaría de Educación Pública (SEP) abrió otro grupo de 40 integrantes, de tal forma que mi generación estuvo compuesta de 160 estudiantes en total.

Cuando ingresé tenía 15 años. Ya no se estudiaba ahí la secundaria, solamente la licenciatura en educación. Cuando terminé la Normal tenía 19 años. El año que salí se publicó un decreto que establecía que, a partir del año siguiente, para estudiar la Normal se debía tener estudios de bachillerato. Yo todavía ingresé sólo con secundaria. Ahora tengo 56 años.

De mi generación el secretario general del Comité Estudiantil Ricardo Flores Magón fue Inocencio Vázquez, quien ya falleció.

En 1981 y 1982 tuve el cargo de secretario de Actas y acuerdos y en el periodo 1982-1983 fui delegado nacional de la Normal Raúl Isidro Burgos ante la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM).

En mi época de estudiante hablábamos de infiltrados pero en realidad era difícil de demostrar que los había y quiénes eran. Era notable un grupo de estudiantes que obedecían a la dirección de la escuela y no participaban en las actividades que planeaba el Comité Estudiantil y tampoco teníamos manera de obligarlos porque la dirección los apapachaba.

Un año antes de que yo ingresara, el Comité Estudiantil de ese momento perdió una huelga. El año que yo ingresé no había Comité Estudiantil porque el de 1978 que organizó la huelga fue disuelto. Decíamos entonces que habían sido expulsados pero en realidad fueron transferidos a otras normales rurales.

Esa fue una estrategia muy común en esa década: a los estudiantes que encabezaban algún movimiento o tenían mayor formación política los mandaban a otras normales, entre más lejos mejor. Los dispersaban y así el gobierno y la autoridad educativa terminaban los movimientos o cualquier intento de organización.

En 1980, los estudiantes de tercer año, comenzaron a reorganizarse para nombrar a un Comité Estudiantil. No recuerdo la fecha exacta pero una noche de ese año cayó El Ejército y la Policía Federal a la Normal y sacó a todos los estudiantes de sus dormitorios y los concentró en la terraza.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de Amapola Periodismo:

https://amapolaperiodismo.com/los-estudiantes-con-formacion-politica-eran-transferidos-a-otras-normales-para-desorganizarlos

Esta plataforma nace de la necesidad de buscar verdades y cuestionarnos desde el periodismo el mundo que habitamos, principalmente nuestro entorno. La apuesta es a generar un diálogo. Que nuestros lectores tomen el periodismo como un bien público y juntos abramos brechas.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...