Estudiantes de Cochoapa el Grande sin clases por falta de Internet y televisión abierta

Este municipio de la región Montaña de Guerrero es considerado el más pobre del país. En este entorno de pandemia, los maestros se limitarán a asignar tareas cada 15 días

Texto: Jesús Guerrero
Foto: Cortesía 

Chilpancingo, Guerrero.- A más de dos semanas que inició de manera virtual el ciclo escolar 2020-2021, en las comunidades indígenas de Cochoapa el Grande, que es uno de los municipios con los más altos índices de marginación y pobreza en el país, los niños no tienen clases porque no hay señal de Internet y televisión abierta.

Son 4,700 niños de 203 escuelas (90 de preescolar, 99 de educación primaria bilingüe, 13 de secundaria y uno de educación inicial) que no tienen acceso a clases en esta nueva modalidad a distancia por la pandemia de la Covid-19.

La alcaldesa de este municipio, Edith López Rivera, dijo que muchos de los niños tienen que bajar a la cabecera municipal o a las localidades de Dos Ríos, Arroyo Prieto y San Lucas donde hay señal de Internet pero aquí la ficha para tener señal la cobran de 5 a 10 pesos la hora.

El municipio de Cochoapa el Grande, ubicado en la parte alta de la región Montaña de Guerrero, donde hay importante población indígena, cuenta con 156 comunidades, de las cuales sólo en 150 hay servicio de luz eléctrica, según los datos de la alcaldesa.

El informe del Consejo Nacional Política de Desarrollo Social (Coneval) arroja que Cochoapa el Grande tiene una población de 18,778 habitantes, de los cuales 95 por ciento están en pobreza, y de éstos 82.6 por ciento en pobreza extrema.

También que el rezago educativo afecta a un 56.8 por ciento de la población, que la población sin servicio a la salud es de 87. 1 por ciento, y sin acceso a seguridad social de un 96.2 por ciento.

El antropólogo y director del Bachillerato General en Cochoapa el Grande, Carmelo Ruiz Espinobarros, dijo que en el caso de los 400 estudiantes de este subsistema educativo, distribuidos en tres planteles, regresarán a clases virtuales hasta el próximo 21 y también pagando fichas por señal de Internet.

Un plantel está ubicado en la cabecera municipal de Cochoapa el Grande, el otro en la comunidad de San Agustín, y el tercero en Arroyo Prieto.

El profesor comentó que son pocos los alumnos que pueden comprar las fichas, y, además, para tener acceso a la señal de Internet deben caminar hasta 40 minutos al lugar más alto de su zona. “Se suben al cerro con su teléfono celular para meterse a Internet”, cuenta.

Otra complicación, expuso, es que la mayoría de los estudiantes no tienen teléfono celular. “Nomás hay que imaginarse cuánto gastaría en teléfonos celulares y en fichas un padre de familia que tiene seis o cinco hijos estudiando”, dice el profesor.

Desde marzo de este año que empezó la pandemia por la Covid-19, explicó, hubo un acuerdo entre los padres de familia y los profesores de que ellos irían a las comunidades cada 15 días para asignarles y revisar tareas a los estudiantes.

“Este acuerdo se aprobó nuevamente para este ciclo escolar, pero ahorita como los caminos quedaron destrozados por las lluvias, los profesores no pueden acudir a los pueblos para entregar tareas y revisarlas”, menciona el profesor.

La alcaldesa agregó que hasta el momento ninguna autoridad del gobierno federal y estatal han acudido a su municipio para apoyar en los trabajos de reparación de caminos que quedaron dañados por las lluvias de la tormenta tropical Hernán.

Indicó que son 60 pueblos na savi (mixtecos) que están incomunicados.

Pidió el apoyo de los gobiernos federal y estatal para que se restablezcan las vías de comunicación en su municipio.

Jóvenes estudiantes de la montaña de Guerrero retornan a clases en absoluta desigualdad.

Te invitamos a continuar leyendo la nota en el sitio de Amapola Periodismo:

https://amapolaperiodismo.com/estudiantes-de-cochoapa-el-grande-sin-clases-por-falta-de-internet-y-television-abierta

Esta plataforma nace de la necesidad de buscar verdades y cuestionarnos desde el periodismo el mundo que habitamos, principalmente nuestro entorno. La apuesta es a generar un diálogo. Que nuestros lectores tomen el periodismo como un bien público y juntos abramos brechas.

Deja tus comentarios

Relacionados