Muertes por COVID-19 al interior del estado, asociadas a marginación histórica

Sin contar los decesos en la capital del estado, 82 municipios clasificados por la UNAM como de alta, muy alta o crítica vulnerabilidad, concentran la mitad de las muertes

Por: Marcos Nucamendi

Puebla.- “Este virus es ciertamente un mensajero de algo que ya sabíamos, pero que se revela [ahora] de una manera muy cruel”, aseguró en un conversatorio reciente la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylia Roces, en referencia a las muertes por COVID-19, posiblemente asociadas a las desigualdades estructurales previas a la pandemia, y que afectan principalmente a las comunidades más marginadas del país.   

Con base en un mapa de vulnerabilidad interactivo elaborado por el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), LADO B pudo constatar que 82 de los 217 municipios de Puebla, catalogados en este visualizador geográfico como de alta, muy alta o crítica vulnerabilidad a COVID-19, concentran 50 por ciento de las muertes reportadas al interior del estado, es decir, sin tomar en cuenta las registradas en la capital.

La Secretaría de Salud estatal contabilizaba, hasta el 3 de julio, mil 512 defunciones por COVID-19; 96 de estas muertes, sin embargo, están clasificadas en la categoría de foráneos, por lo que se desconoce el lugar preciso de su fallecimiento, al igual que otras seis muertes que no tienen un municipio adjudicado. 

De ahí que se considere que al interior del estado, omitiendo estos últimos datos sin localidad identificable, se han registrado 716 decesos por el nuevo coronavirus. La mitad de estos, de acuerdo con el mapa del Instituto de Geografía de la UNAM, en 21 municipios con un grado vulnerabilidad crítico (en color rojo), 32 muy alto (naranja oscuro) y 29 alto (naranja claro); el otro 50 por ciento pertenece a 24 municipios con un grado de vulnerabilidad medio (color amarillo).

Mapa de vulnerabilidad interactivo elaborado por el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Dejando fuera esta última categoría, las 15 localidades con más muertes por COVID-19 fuera de la capital son: San Pedro Cholula, Amozoc, Atlixco, Huauchinango, Ocoyucan, Cuautlancingo, Acajete, Tlachichuca, Acatzingo, San Salvador El Verde, Los Reyes de Juárez, Coronango, Ajalpan, Altepexi y Tlacotepec de Benito Juárez.

Sobre estos casos, en donde han ocurrido 173 decesos al 3 de julio, el mapa de vulnerabilidad referido ofrece algunos datos que reforzarían la idea de que las condiciones de desigualdad preexistentes, están asociadas a la prevalencia de desenlaces mortales de la enfermedad.

En Acajete (vulnerabilidad muy alta), por ejemplo, la tasa de camas hospitalarias por cada mil habitantes es de 0.18, de médicos generales y especialistas 0.66 y de personal de enfermería en contacto directo con el paciente 0.97; en contraste, Puebla capital (vulnerabilidad media) tiene 1.43 camas hospitalarias, 1.96 médicos generales y especialistas, y 3.58 primeros respondientes por cada mil habitantes. 

A razón de la pandemia, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) habilitó su propio mapa interactivo: un visor geoespacial de la pobreza y su correlación con los casos positivos a COVID-19, elaborado a partir de diferentes fuentes estadísticas, entre ellas sus estimaciones de pobreza municipal para 2015

 Visor geoespacial de la pobreza y su correlación con los casos positivos a COVID-19 por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)

Por estas últimas se sabe que entre 39.3 y 84.7 por ciento de la población en estos 15 municipios con mayor vulnerabilidad a COVID-19 —de acuerdo con la clasificación de la UNAM— viven en pobreza; entre 8.1 y 34.6 en pobreza extrema.

En tanto que entre 14.2 y 43 por ciento tiene ingresos por debajo de la línea de bienestar mínimo; entre 8.1 y 34.6 por ciento no tiene acceso a los servicios de salud; y entre 45 y 93.8 a seguridad social.

A detalle, carencias municipales

Visualizador analítico para el COVID-19 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

Del Visualizador analítico para el COVID-19 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), por otro lado, surgen más datos relevantes, a nivel municipal, para el análisis de las carencias sociales.

Si se acota la búsqueda en la plataforma a uno de los municipios de vulnerabilidad muy alta a COVID-19, como Amozoc, se puede obtener la información siguiente:

En este municipio, en donde se han registrado 17 decesos hasta el momento, 14.82 por ciento no dispone de agua entubada y 78.73 por ciento no cuenta con acceso a Internet, dos servicios que se pueden relacionar con el seguimiento de las recomendaciones sanitarias de las autoridades y para trabajar o estudiar desde casa durante el confinamiento.

De ingresar uno de vulnerabilidad crítica, como Ajalpan, se observa que las viviendas, en donde las personas deben procurar quedarse el mayor tiempo posible para mitigar la curva de contagios, presentan un cúmulo de carencias: 30.18 por ciento no tiene agua entubada, 39.72 por ciento no tiene drenaje y 9.7 por ciento de los techos están elaborados con desechos o láminas de cartón. 

De acuerdo con el doctor Víctor Manuel Caballero Solano, director de la Facultad de Medicina de la UPAEP, es precisamente la falta de drenaje y agua potable lo que condiciona el incremento o la presencia crónica de enfermedades infecciosas.

A esta variable, a la que denomina higiene social, se agrega la falta de educación —es decir, saber cómo nos enfermamos—, y finalmente, el alcance de los servicios de salud. 

“Son factores que hemos traído desde hace muchos años y por eso no se ha modificado mucho la morbilidad. Si ustedes ven [los datos], las principales causas de muerte [antes de COVID, en México y Puebla] están ligadas a infecciones”, dijo en entrevista. 

Contaminación ambiental, otro factor de riesgo

Trabajadores del crematorio en el Panteón San Isidro, Alcaldía Azcapotzalco, inician sus labores muy temprano. Foto: Victor Galindo

En el webinar Democracia, ciencias y movimientos sociales, que tuvo lugar el 19 de junio, la director de Conacyt, María Elena Álvarez-Buylia Roces, presentó también los primeros resultados de un trabajo colectivo iniciado desde el año pasado entre académicos y organizaciones comunitarias que resisten a los llamados infiernos ambientales

Son 11 paraísos industriales en donde la alta concentración de contaminantes y el desarrollo de enfermedades asociadas a la exposición constante de la población, agrega otro factor de vulnerabilidad a morir por COVID-19. 

Dos de ellos, que se localizan en el estado de Puebla, en la cuenca Zahuapan-Río Atoyac-Valsequillo y en el acuífero Libres-Oriental, afectan directamente a cerca de tres millones de personas.

A decir del estudio, estas personas estarían más propensas, por la exposición constante a plaguicidas, diversos metales, cadáveres porcinos, agroquímicos y otros contaminantes, a desarrollar enfermedades como la diabetes mellitus, comorbilidad presente en cerca del 40 por ciento de las muertes por COVID-19 registradas en la entidad.

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

*Foto de portada: Marlene Martínez

Lado B
Autor
Lado B

Somos un portal de noticias que retoma el objetivo del periodismo: servir a la gente. Los asuntos de principal importancia para nosotros son los relacionados con la ciudadanía y las historias de la sociedad, así como temas de corrupción, transparencia, abuso de poder, derechos humanos y seguridad pública.

Deja tus comentarios

Relacionados