Asumirse como mujer bisexual: entre la invisibilización y la discriminación

Activistas de distintos estados señalan que la bifobia persiste fuera y dentro del colectivo LGBTTTI, por lo que hacen falta espacios seguros donde no se invalide su orientación sexual

Por: Dafne García

Puebla.- “Sí estoy muy harta de que se me diga que soy una lesbiana o una heterosexual confundida, que es una fase, o que si tengo una relación heterosexual nunca he sido bisexual”, dice la socióloga Iliana de Jesús.

El asumirse como mujer bisexual implica, primero, la propia aceptación, y después enfrentarse a situaciones que van desde la negación de la existencia de esta orientación sexual, hasta discriminación dentro del mismo colectivo LGBTTTI y la falta de información de temas relacionados a la bisexualidad.

Esto y otras cuestiones respecto a las mujeres y la bisexualidad fueron abordadas por distintas mujeres bisexuales durante el conversatorio “Bisexual, porque mi mamé me dijo que hay que comer de todo”, organizado por la organización Inspira A.C.

Si bien cada 23 de septiembre se celebra el Día internacional de la bisexualidad, y se organizan eventos y conversatorios para hablar más al respecto, hay una necesidad de tener más espacios de diálogo sobre el tema, no sólo como una red para quienes se identifican en este espectro de la sexualidad, sino también para darle visibilidad a esta orientación y derrumbar viejos mitos al respecto. 

Bifobia e invisibilización

Foto: Colectivo Bisexualas | Facebook

Iliana de Jesús, originaria de Puebla, explicó que, aunque ella salió del closet desde hace 12 años, visibilizar su orientación ha sido una lucha constante, pues considera que si ya de por sí las mujeres son invisibles dentro del colectivo de la diversidad sexual, identificarse como mujer bisexual aumenta esta invisibiliad.

Esta invisibilización de las mujeres fue ejemplificada con el hecho de que, durante el mes del orgullo LGBTTTI en México, los eventos generalmente se dirigen a hombres homosexuales, dejando de lado a las mujeres lesbianas, personas bisexuales, trans e intersexuales.

Además, dentro del mismo colectivo LGBTTTI hay un rechazo hacia las mujeres bisexuales, ya que persiste el mito de que “están confundidas” o “aún no deciden”. De Jesús recordó que en un ocasión una mujer con la que tenía interés de salir la rechazó diciéndole que sólo salía con “lesbianas de verdad”; una experiencia dolorosa para ella.

Por su parte, Jessica Zambrano, licenciada en teatro y activista de Morelia, Michoacán, contó que una de las primeras veces que intentó salir del clóset con uno de sus amigos –que estaba dentro de la diversidad sexual también–, él la presionó para que ella “admitiera que era lesbiana”; Jessica se sintió muy incómoda, molesta y decidió decirle que no le gustaban las mujeres.

Otra de las experiencias de Zambrano fue que al contarle a su terapeuta de su bisexualidad, este le dijo que tenía que decidirse respecto a si le gustaban los hombres o las mujeres, que no podía tener atracción por ambos sexos.

La bifobia se extiende a entornos familiares y laborales, por lo que, afirmaron, a veces se han sentido inseguras de expresar su orientación sexual libremente.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de Labo B:

Lado B
Autor
Lado B

Somos un portal de noticias que retoma el objetivo del periodismo: servir a la gente. Los asuntos de principal importancia para nosotros son los relacionados con la ciudadanía y las historias de la sociedad, así como temas de corrupción, transparencia, abuso de poder, derechos humanos y seguridad pública.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...