Empresas acaparan el agua afectando a cientos de campesinos en Puebla

Los campesinos señalan a Granjas Carrol y Driscoll por acaparar el agua y causar la sequía que les ha hecho perder sus cosechas. El gobierno les ofrece 800 pesos por hectárea en compensación pero no cubre la inversión que es de al menos 12 mil pesos

Por: Aranzazú Ayala Martínez

Puebla.- Desde hace dos meses el Movimiento en Defensa del Agua de la Cuenca Libres-Oriental se ha manifestado contra el uso de cañones antigranizo, señalando a las empresas Granjas Carroll y Driscoll como acaparadoras del agua y causantes de la sequía que les ha hecho perder sus cosechas. 

El hombre se acerca al terreno sembrado con maíz a orilla de la carretera en Tepeyahualco; por la temporada, mediados de octubre, el tallo debería estar más alto y más verde, pero todas las plantas son amarillas, casi cafés, con las hojas quebradas y de tamaño reducido. El campesino toma la mazorca, la arranca y la abre para mostrar la tragedia de este año: el maíz no se dio. Lo que se ve es un elote muy pequeño, casi sin granos, seco. 

“Sí se da, pero no despega. Parece que va a salir pero mire, lo abre y así está, no hay nada. No sirve ni para los animales”, dice. Todo el campo en la planicie de la región de la cuenca Libres-Oriental son terrenos secos, milpas atrofiadas, maíces sin granos. El campo se perdió por la sequía. En un recorrido hecho por LADO B a tres municipios y a terrenos de más de 16 agricultores, nos hemos dado cuenta que todo está igual: perdido por la falta de agua.

Una de las problemáticas que alrededor de 500 campesinos del Movimiento en Defensa del Agua de la Cuenca Libres-Oriental identifican como causante de la brutal sequía de este año es el uso de cañones antigranizo por parte de las grandes empresas de la región –Driscoll, Granjas Carroll y Audi– y de propietarios particulares. Sin embargo, también denuncian la falta de agua de riego, debido a que se la da uso preferente a los hacendados y las compañías que se adueñan poco a poco de los terrenos.

Además de los cañones antigranizo –cuya efectividad hasta la fecha no está comprobada– la realidad es que hay una falta de transparencia en cuanto a quiénes tienen acceso a los pozos de agua y la cantidad de litros que reciben. 

Esto es un problema que corresponde resolver a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), pues aunque en teoría se puede consultar la cantidad de agua autorizada a extraer por cada pozo, no hay un control ni revisión sobre cuánto se extrae realmente. 

Empresas acaparan el agua afectando a cientos de campesinos en PueblaMazorca obtenida de los cultivos secos del Municipio de Tehuatzingo. Foto: Olga Valeria Hernández

El Movimiento en Defensa del Agua está iniciando una revisión para saber realmente cuánta agua tienen las grandes empresas y de cuánta agua pueden disponer los ejidatarios y pequeños propietarios, quienes aseguran estar en desventaja frente a las compañías de la región. Esto, a partir de documentos que les dio Conagua después de varias reuniones.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de Lado B:

Lado B
Autor
Lado B

Somos un portal de noticias que retoma el objetivo del periodismo: servir a la gente. Los asuntos de principal importancia para nosotros son los relacionados con la ciudadanía y las historias de la sociedad, así como temas de corrupción, transparencia, abuso de poder, derechos humanos y seguridad pública.

Deja tus comentarios

Relacionados