…Y también viceversa. 2020-2021 con los mismos problemas, incluyendo la pandemia

Abogado, defensor de derechos humanos y profesor universitario.

Foto: Martha Guillén.

Quizá en pocas ocasiones hemos coincidido sectores en lo local, nacional y mundial, al señalar lo terrible que fue el 2020 como consecuencia de la pandemia por el Covid-1, que ha dejado más de 1 millón 900 mil muertes, y arriba de 91 millones de casos positivos en el mundo.

Los sistemas de salud pública y clínicas privadas están colapsados como consecuencia del incremento de hospitalizaciones en diciembre y principios de enero; los expertos han denominado el rebrote de la enfermedad un relajamiento de las medidas sanitarias durante las semanas decembrinas.

Actualmente México ocupa el cuarto lugar en el mundo con más de 135 mil fallecimientos por la enfermedad, y más de millón y medio de casos en el 2020, y a nivel nacional.

Jalisco en menos de tres meses pasó del sexto al tercer lugar en personas fallecidas con más de 6 mil 600.

Te puede interesar: No nos quedemos inmóviles al borde del país.

Está demás decir el sufrimiento que las personas enfermas y sus familiares viven haciendo filas en hospitales o las hileras de ambulancias esperando horas para deja enfermos.

También hemos visto las filas de carrozas fúnebres en los panteones municipales y privados, así como las listas de espera que pueden pasar días en los puntos de cremación.

Es un hecho que jamás nadie se imaginó vivir un escenario como el que nos dejó el 2020 y que se ha agravado en el recién 2021.

A miles de familias desoladas, se suman las de la pandemia

Pero la tragedia para miles de víctimas y sus familiares en Jalisco no para con la pandemia, al contrario, las instituciones públicas dejaron a un lado sus obligaciones constitucionales y convencionales relacionadas con los derechos humanos.

Para la procuración y administración de justicia, el derecho a la información y la libertad de expresión, la movilidad, la identificación y búsqueda de personas desaparecidas, no hubo tiempo.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Jalisco ocupó en el 2020 el quinto lugar nacional en homicidios dolosos con 2 mil 421 asesinatos de enero a noviembre; abajo están Guanajuato, Baja California, Chihuahua y Estado de México.

La cifra contrasta con la del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, sobre el informe de resultados de incidencia delictiva de los dos años de gobierno que lleva. Para él van solo 2 mil 30.

Sin duda, el informe de marras tendrá que ser analizado con mucho cuidado pues toma como referencia el 2018 con el 2020, deja a un lado el 2019 y no hace referencia a confinamiento de año pasado para analizar una supuesta reducción en los delitos patrimoniales.

Por lo que toca al Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas de la Secretaría de Gobernación, Jalisco registra 3 mil 567 personas desaparecidas del 1 de diciembre de 2018 al 23 de noviembre de 2020, lo que nos ubica en el primer lugar nacional.

Mientras que en total en México hay 15 mil 392 personas sin localizar.  A nivel estatal, el Sistema de Información sobre Víctimas de Desaparición, da cuenta de 9 mil 888 personas pendientes de localizar del 1 de enero de 1995 al 30 de noviembre de 2020.

La metrópoli, capital de fosas

El último informe de Búsqueda e Identificación de Personas Desaparecidas, Jalisco tiene los municipios con mayor número de cuerpos exhumados en el 2020, 565 cuerpos recuperados de fosas clandestinas.

Los sitios con el mayor número de inhumaciones se ubicaron en El Mirador, municipio de Tlajomulco de Zúñiga y en Los Sabinos, municipio de El Salto; 171 víctimas en el segundo y 115 en el primero.

Por si fuera poco lo vivido en el 2020 para las familias de las personas desaparecidas, los y las diputadas de Jalisco, decidieron no aprobar la legislación procesal relativa a la declaración especial de ausencia por desaparición.

Te puede interesar: Siete fallas de los diputados al legislar sobre desaparecidos.

Desde mi perspectiva los problemas que nos depara el 2021 no son distintos a los del 2020, incluyendo la pandemia; no se observa fácil superarla con todo y las prometedoras vacunas.

Actualmente las autoridades de todos los niveles y la sociedad mexicana (y desde luego la jalisciense) son las mismas: no se aprecian cambios verdaderos que nos permitan aspirar a una ruta de reflexión profunda sobre el país que queremos; ese es el principal reto.

* En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento. Haz tu aportación monetaria a través de perimetral.press@gmail.com **

.

Deja tus comentarios

Relacionados