…Y también viceversa: ¿Y las víctimas del Terrorismo?

Ya es una constante en México que las víctimas de delitos y de violaciones a los derechos humanos no encuentran instancias públicas que atiendan sus demandas de justicia y verdad.

Al contrario, la revictimización, el maltrato y la indolencia es la constante.

A lo largo y ancho del país se han documentado infinidad de hechos trágicos muy parecidos a lo que ocurre en países con conflictos armados internos y en guerra con otras naciones.

Jalisco no escapa a acontecimientos que quedarán en su historia por la crueldad con la que fueron cometidos.

También, por la impunidad que han gozado sus autores materiales e intelectuales, sumado a las complicidades de servidores públicos y a las debilidades institucionales producto de la corrupción.

En este espacio me referiré a Elizabeth de la Rosa García y a su bebé Tadeo, cuyo caso marcará por siempre al resto de su familia.

Pese a que han transcurrido tres años de los acontecimientos, la justicia y la verdad están lejos las autoridades de garantizar.

Y el blanco quedó libre e intacto

El 21 de mayo de 2018, Luis Carlos Nájera, ex Fiscal General de Jalisco y en ese momento Secretario del Trabajo local, sufrió en la zona comercial más emblemática de la ciudad de Guadalajara, un ataque armado por quien reconoció más tarde eran sicarios de un “grupo de élite” del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Quedaron en el lugar del ataque quedaron personas civiles y de su seguridad, heridas.

Te sugerimos leer Eli y Tadeo en mural-memorial que florece

En el marco de ese acontecimiento ocurrieron otros más en diversas partes del área metropolitana de Guadalajara, donde personas inocentes fueron heridas y asesinadas.

Según la información dada por las autoridades ministeriales, un grupo de sicarios detuvo una unidad del transporte público en la avenida Las Torres en Zapopan.

Intencionalmente esos sicarios lo incendiaron sin importarle que se encontraran personas en su interior.

Entre las víctimas se encontraban Elizabeth de 26 años y su bebé Tadeo de ocho meses de nacido.

El bebé Tadeo murió al día siguiente como consecuencia de las quemaduras producidas en el ataque.

Elizabeth resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en el 90% de su cuerpo, pero se aferró a la vida hasta el 20 de agosto; murió tres meses después que su primogénito.

Sí fue un acto terrorista

Estos hechos impactaron fuertemente a la sociedad mexicana, y especialmente para la local, normalmente apacible e indiferente frente a las tragedias.

Lo ocurrido a Elizabeth a su bebé Tadeo y al resto de las víctimas del 21 de mayo de 2018 en Guadalajara, es un acto Terrorista.

Es importante señalar que en el Código Penal de Jalisco no está tipificado el delito de Terrorismo, contrario al Código Penal Federal quien contempla un capítulo al delito de Terrorismo.[1]

Al analizar detenidamente los elementos del delito de Terrorismo, los hechos por los que murieron Elizabeth y Tadeo, encuadran perfectamente con los elementos del delito establecido en el artículo 139.

El gobierno federal debió atraer este caso, o en su defecto, la Fiscalía de Jalisco haberle solicitado la atracción de la investigación respectiva.

Te sugerimos leer Eli y Tadeo, tercer aniversario sin justicia; hay corrupción en la reparación del daño

Actualmente los presuntos responsables del ataque contra el transporte público y sus pasajeros, están siendo juzgados por los delitos de homicidio calificado, lesiones calificadas, daño a las cosas y ataque a las vías de comunicación, pero no por Terrorismo.

Paradójicamente un año antes que Elizabeth falleciera, la ONU proclamaría el 21 de agosto Día Internacional de Conmemoración y Homenaje a las Víctimas del Terrorismo.

Delito invisibilizado

En México se contabilizan por centenares los casos de Terrorismo que no son reconocidos como tales. No ignoro el temor que le genera a las autoridades mexicanas reconocer que se practica el Terrorismo en el país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, al referirse a los hechos donde perdieron la vida 14 personas inocentes en Reynosa, Tamaulipas en junio pasado, señaló que habría que tener cautela para tratarlo como un acto Terrorista “porque eso daría pie a que gobiernos extranjeros se inmiscuyan en asunto que solo corresponden a México”.

Mientras se llega el momento en que las víctimas del Terrorismo en México tengan el reconocimiento como tal, y las autoridades y sociedad civil hagan lo propio, refrendo las palabras del cartón realizado por el monero Qucho: 

“Perdónanos Tadeo. No pudimos darte un país mejor en el que pudieras vivir”.

[1] Código Penal Federal. Capítulo VI, artículos 139, 139 Bis y 139 Ter

Foto: Jade Ramírez. Fecha de publicación: 25 de agosto 2021.

* En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento. Haz tu donación monetaria a través de [email protected] **

Abogado, defensor de derechos humanos y profesor universitario.

Deja tus comentarios

Relacionados