Eli y Tadeo, tercer aniversario sin justicia; hay corrupción en reparación de daño

Frente al comedor de la casa de Yolanda permanecen las fotografías de Eli niña, adolescente y como mamá a un lado de Tadeo; aunque hay más algarabía a tres años de su fallecimiento, por la segunda nieta que ya creció y parece que el curso de la vida continua, por momentos la razón como el tiempo se congelan. 

Así como cuando cayó esa llamada con el gélido aviso el 21 de mayo de 2018 por la noche: “pasó un accidente con Eli y Tadeo”. 

Y no fue un accidente y tampoco un duelo que pronto sanaría.

Como se dio a conocer tres hombres pararon el tránsito del camión Tour número 707-66 a la altura de la avenida Las Torres en Zapopan, para sin permitir que terminaran de bajar los azuzados usuarios, lanzar explosivos al interior.

En la grabación del camión, que obra como medio de prueba en la carpeta de investigación 54136/2018 en el segundo 57 se ve cómo Eli sosteniendo en brazos a Tadeo de 8 meses de haber nacido, resbaló por el líquido corrosivo que lanzaron e inmediatamente después explotó todo en las escaleras delanteras. 

Ella cayó dando un giro y envuelta en llamas. Esa escena permanece en la memoria de Yolanda García aunque cada vez se llena más bien de la displicencia gubernamental que activa su indignación.

Te puede interesar: Aristóteles Sandoval muere sin rendir cuentas en violaciones a los derechos humanos.

Siguen sin pedir perdón

Se trata de conductas de funcionarios estatales en el Ministerio Público y la CEEAV Jalisco, que la atormentan por la falta de diligencia, responsabilidad y falsedades que le repiten los involucrados en la compensación del daño, el acceso a la justicia.

El esclarecimiento del ataque.como secuela por el fallido asesinato al ex fiscal Luis Carlos Nájera dentro de un lujoso restaurante de Guadalajara, es un derecho negado a las víctimas y toda la población metropolitana que vivió horas de terror hace tres años.

A la familia de Yolanda García no se las ha puesto fácil nadie: no se la puso fácil Jorge Aristóteles Sandoval cuando siendo gobernador le regateó en privado el costoso traslado de Elizabeth a Galvestón, Texas, para tratar de salvarla.

Tampoco la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, ni el sistema judicial con las audiencias, menos Enrique Alfaro que se deslinda de la reparación integral.

Primer aniversario

Al tercer aniversario del inexplicable ataque por el que nadie le ha ofrecido una disculpa, llega la familia con una Recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos incumplida y una serie de trámites sobre la compensación por las dos muertes sobre lo que ella define como una “falsedad”.

Concubinato apócrifo

El un expediente al que tuvimos acceso, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas arropa y promueve la ampliación de derechos a Carlos Alexis Velázquez González, papá del bebé Tadeo. 

Quien fue novio de Elizabeth de la Rosa García por tres años, promovió un Juicio de Jurisdicción Voluntaria para validar un concubinato, y la dependencia económica de Eli que “no es real” a decir de la familia.

Con una fe notarial de dos testigos que presentó Alexis y se trata de su hermana y cuñado, el padre de Tadeo convenció al titular del Juzgado Décimo 4to de lo Familiar en el Consejo de la Judicatura del Estado de Jalisco, solo con el dicho de sus testigos, de que sí vivieron cuatro años de concubinato y él la sostenía económicamente.

Para Yolanda García y toda la familia la historia es distinta pues en 2014 ella no era su novia y vivía en su casa.

Fue solo un año y medio que estuvieron juntos Elizabeth y Alexis y fue a partir del embarazo; incluso ella trabajaba vendiendo flores al lado de su abuela materna por lo que sí tenía ingresos propios y no dependía económicamente de él. Ella recuerda que fue hasta 2015 que se dio el noviazgo y “venía a checar aquí a la casa”, me cuenta.

Le indigna que la CEEAV Jalisco transforme ese dato dándole condiciones legales y derechos para recibir la compensación por la muerte de Tadeo, además la de Elizabeth, pero sobre un dicho falso porque no tenían 2 años viviendo juntos.

Sin transparencia cómo reparó y compensa el gobierno de Jalisco

Perimetral solicitó a través del recurso de transparencia a la Secretaría General de Gobierno, copia de los cheques emitidos por concepto de reparación del daño en el caso de las muertes que resultaron del 21 de mayo 2018, así como las menores de edad que resultaron heridas afuera del restaurante donde intentaron matar al ex fiscal.

También se solicitó copia del peritaje que declara al camión de transporte urbano como “pérdida total”, pero la solicitud se definió como afirmativa parcial y se declaró al peritaje como confidencial reservada por permanecer abierta la carpeta de investigación.

Lo que se entregó fueron dos órdenes de pago testadas por el concepto de compensación subsidiaria. La señora Yolanda García no ha sido la destinataria de ninguna de las dos.

La noción de “pérdida total” del camión que forma parte del atentado del 21 de mayo 2018, por supuestos grupos criminales, se dio a conocer por los abogados de la empresa de camiones que acudieron a la segunda audiencia en los juzgados de Puente Grande en 2019 y esperaban la indemnización de 1 millón y medio “por pérdida total”.

Testigos oculares en Arenales Tapatíos y Miramar, que pidieron el anonimato, confirmaron a Perimetral que han visto en circulación la unidad 707-66 que se valora en “pérdida total”, pero la Redacción no pudo verificar el dato.

Tres años sin verdad ni justicia

Aunque cualquiera comprendería que relativamente es sencillo el proceso de atención como víctimas ante un hecho tan evidente y mediatizado, ha pasado todo lo contrario como contó Yolanda a Perimetral.

A ella nada la detiene. Con la hija en terapia intensiva del hospital San Javier cuando no le explicaban lo que le hacían, cuando Eli comenzó a quejarse de dolor y no había medicamento que detuviera la tortura, comenzó a cuestionar, reclamar y exigir.

Ni siquiera puedo llorar con calma la muerte de su primer nieto Tadeo Velázquez de la Rosa, como tampoco cuando Elizabeth, su primogénita, finalmente murió.

Pero las exigencias, cuestionamientos y reclamos fueron cambiando. De estar en desconocimiento total de los derechos de su hija, de ella, de la familia, empezó a entender el “baile” como ella dice, al que la querían llevar pero burlándose de su posición.

Su madre murió el 24 de agosto de 2020 por covid-19, aunque su salud se comenzó a deteriorar desde que un ataque violento le arrebató a la nieta que trabajaba con ella: “mi mamá nunca se enfermó de nada, ni una gripa, hasta que pasó lo de Eli”, rememora Yolanda.

El segundo aniversario del ataque terrorista no pasó inadvertido para Yolanda, pero por la pandemia, tuvo que recordarse solo en la intimidad.

Este año pidió blindar la fecha para que no fuese manchada por las campañas electorales; no habrá acción pública pero sí legal como parte de sus inconformidades acumuladas contra la CEEAV Jalisco y la administración de Enrique Alfaro porque nadie se le acerca como víctima.

Empantanado el caso judicial

Yolanda García reconoce que no puede exigir justicia ante los rostros de los jóvenes que permanecen en prisión preventiva señalados por lesiones y daño a las cosas el 21 de mayo 2018, ella sabe que no son las personas responsables de los hechos y destinarles coraje le parece hasta injusto.

La mujer que perdió en un mismo ataque de violencia de alto impacto a su hija y nieto, es inconfundible en su claridad: “yo no estoy buscando dinero, sino justicia”, repite, aunque la vea cada vez más lejos e imposible.

Fotos: Elizabeth G. Barrera. Fecha de publicación: 21 de mayo 2021.

* En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento. Haz tu donación monetaria a través de perimetral.press@gmail.com **

Radialista y reportera desde la adolescencia. Cubro la agenda social con perspectiva de derechos humanos, la fuente cultural me forjó en la etnografía. Han caído premios en la Bienal Internacional de Radio, premios estatales, nacionales e internacionales, pero lo que más me motiva es hacer ruido con el periodismo sonoro. Soy parte de la Red de Periodistas de a Pie.

Deja tus comentarios

Relacionados