Buscar

La resistencia indígena en Cicacalco contra basurero disfuncional

La resistencia indígena en Cicacalco, Zacatecas contra el basurero disfuncional que el municipio les puso, ya ganó la clausura.

Fue el pasado 9 de septiembre de 2021 cuando habitantes de la comunidad indígena de Cicacalco al sureste de la cabecera municipal de Tlaltenango, en Zacatecas, cumplieron un año de haber ganado y sin que las autoridades sanitarias hicieran caso.

Un año lleva clausurado el vertedero municipal cercano a su comunidad por los altos niveles de contaminación, pero tal clausura, se ha ignorado.

Incluso siguen negando los daños ambientales tanto el gobierno local, el Gobierno del Estado de Zacatecas y la Procuraduría Federal contra Riesgos Sanitarios así como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El vertedero de Cicacalco es uno de los muchos ejemplos que hay por todo el país del mal manejo de las autoridades con los espacios de confinamiento de residuos.

«Sacó el cobre» el vertedero municipal

Antes de la apertura del vertedero de “Alta Tecnología” de Tlaltenango, existía un tiradero a cielo abierto, a cinco minutos al poniente de la cabecera municipal.

Sin embargo, el espacio llegó al límite de su vida útil e incluso fue cerrado con premura debido a que las prisas alcanzaron a la autoridad.

Y mientras este tiradero se cerraba para el 25 de junio de 2019 se inauguraba el nuevo vertedero que las autoridades locales aseguraron a los pobladores, «no tenían de qué preocuparse», como cuenta a Perimetral un habitante de Cicacalco del que se resguarda su identidad por temor a represalias.

Aunque el vertedero se pensó para una vida útil de 40 años, a los pocos días comenzó a mostrar su verdadera esencia de manejo inadecuado.

Había pasado un mes con 15 días de funciones cuando los pobladores de la comunidad indígena detectaron los primeros indicios de contaminación.

Agua limpia que dejó de serlo

Fueron las tuberías de la pila de lixiviados conectada al arroyo Tecongos, que a su vez desemboca en la cuenca Lerma- Santiago, lo que cambió agua cristalina a suciedad.

Este arroyo tiene ocho ojos de agua, cuatro están en funciones y son utilizados por la comunidad para riego, ganado e incluso de uso en las casas cuando fallaba el servicio.

Era agua limpia y dejó de serlo, así lo cuenta uno de los voceros de la resistencia en Cicacalco, en entrevista con Perimetral.

Para los pobladores de Cicacalco en Tlaltenango Zacatecas, donde incluso se llevan desechos de Colotlán, es evidente el mal manejo que la autoridad municipal tuvo sobre el vertedero.

Para los habitantes podía verse a simple vista, la falta de control sobre el manejo de los residuos.

Si bien el terreno donde está habilitado el vertedero es propiedad del ayuntamiento de Tlaltenango, para los pobladores de Cicacalco este no es un motivo para no exigir su derecho de protección a la salud y el medio ambiente.

Te sugerimos leer Metano fluye descontrolado en basureros

Pequeños detalles que no se solucionan

Desde que la comunidad empezó a manifestar sus primeras inconformidades la respuesta del Gobierno Municipal a cargo del panista Miguel Ángel Varela Pinedo, en ese momento, fue que el vertedero sólo tenía detalles que eran «muy sencillos de resolver», decía.

La resistencia de Cicacalco interumpió el uso. Tomaron las instalaciones y solo así se comenzó a atender los daños a la salud, el riego y el medio ambiente en general.

El Gobierno del Estado de Zacatecas comenzó a responsabilizar a la población indígena de los daños causados cuando pararon el vertedero hombres y mujeres que instalaron un plantón.

Por acercamientos y mesas de diálogo no han parado, explican a este medio, pero «los pequeños detalles» a más de un año, no se resuelven.

En agosto del 2019, un grupo de amas de casa acudió al Ayuntamiento de Tlaltenango para manifestar sus preocupaciones.

De aquella reunión surgieron algunos acuerdos:

Hacer una campaña para recoger las bolsas y plástico diseminados alrededor de los terrenos del basurero.

También reencausar la descarga de los tubos de la pila de los lixiviados.

Hacer fumigación para controlar a la fauna nociva originada por el vertedero.

Evitar recibir animales muertos.

Ninguno se ha cumplido.

Esto te puede interesar Gana Atacco fallo que obliga al Gobierno de Tapalpa cerrar basurero

La resistencia de Cicacalco por el territorio y el medio ambiente, fue tachada de tener intereses económicos y principalmente políticos detrás.

En repetidas ocasiones, según comentaron los pobladores de la comunidad, el presidente municipal Varela Pinedo mencionó como el móvil principal de la manifestación intereses individuales, pero la forma en que se organizaron, resulta un asunto comunitario.

Una comunidad bajo el manto de los Reyes Magos

Cicacalco es una comunidad indígena de Caxcanes, al sur del Estado de Zacatecas y tiene alrededor de mil 500 habitantes.

El posible significado de Cicacalco es “La tierra de las cicatas, hormigas grandes y ponzoñosas”, explica uno de los voceros de la resistencia.

Tienen varias festividades paganas y religiosas: en octubre a la Virgen del Rosario, el 6 de enero al que llaman patrono el Rey Mago Gaspar, y el 20 del mismo mes, celebran el inicio de los Papaquis y el Carnaval.

Resistir en comunidad

Vivir la resistencia en el vertedero no ha sido sencillo, pero el hecho de que la comunidad crea en la causa les sirve como motor para continuar.

Familias enteras se encargaban de evitar que llegaran desechos y se cambiaban de turno cada 24 horas; ahí durmieron, comían y pasaban el día.

Te sugerimos leer En peligro Un Salto de Vida por denunciar falso huachicoleo

Y por supuesto el valor de confrontar a la autoridad a favor del medio ambiente ha tenido su costo.

Pero las vecinas y vecinos de Cicacalco involucrados no han abandonado la lucha, como lo recuerda uno de los voceros de quien resguardamos su identidad por motivos de seguridad.

Además de las quejas presentadas por escrito a SEMARNAT y PROFEPA, se han manifestado en el Congreso de Zacatecas.

Pagaron un estudio técnico de muy alto costo, donde efectivamente se comprobaron los grados de contaminación que en su corta vida el vertedero estaba provocando.

Al sur de Zacatecas una resistencia de indígenas en medio de una región altamente violentada por la delincuencia organizada, logró clausurar un vertedero. Eso es lo que celebran hoy en Cicacalco.

Foto: Especial. Fecha de publicación : 20 de octubre de 2021

** En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento.

Haz tu donación monetaria en cuenta BBVA; escríbenos a [email protected] **

Este periodismo es independiente en lo editorial y financiero. Estamos comprometidas a publicar contenidos éticos, novedosos, críticos y con un enfoque de derechos humanos.

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este medio y sus proyectos. Aunque el acceso a nuestro sitio web se mantendrá abierto sin costo, puedes gratificar y reconocer a quién consideres oportuno:

Por favor déjanos conocer tus opiniones sobre lo que leíste o escuchaste ¿Es #PeriodismoParaUsarse?.

También puedes hacer una donación (monetaria o en especie) a la Asociación Civil, vía [email protected]

Susana Rodríguez
+ posts

Periodista que recién incursiona en publicaciones independientes y en organizaciones civiles. Escribo gozosa para el Observatorio Digital de Violencias y ahora en Perimetral.

Periodista que recién incursiona en publicaciones independientes y en organizaciones civiles. Escribo gozosa para el Observatorio Digital de Violencias y ahora en Perimetral.

Deja tus comentarios

Quizá te pueda interesar