La Oreja verde: ¿Y la defensoría de la niñez?

Promotora y gestora cultural especialista en pedagogía y cultura para la niñez; fue directora del Museo El Globo en Guadalajara y responsable de la transformación conceptual y física del recinto; es ciclista en tacones y madre todo el tiempo.

La oreja verde de hoy está inspirada en un acertado párrafo del blog de Sergio Minué, especialista en salud pública que, con afilado criterio, enuncia: “Las niñas y niños no protestan, no tienen portavoz ni organizaciones sindicales, no son entrevistados en la televisión ni son tertulianos invitados a hablar de cualquier tema; son objetos inertes, magnífico motivo de argumentación para pensadores y políticos que defienden con vehemencia sus derechos, pero desde un punto de vista exclusivamente teórico como si fueran un enigma matemático.” Y así lo hemos presenciado en estos días.

Desde la niña que desaparece al salir a comprar a la tienda y luego es encontrada asesinada y ultrajada y que por la que tendíamos que estar parando todo e incendiando el mundo para exigir justicia y que a ninguna niña le vuelva a pasar; pasando por la niña que, frustrada porque siendo la cumpleañera, se ve opacada por el protagonismo de su hermana y la deschonga, sin que la hermana se inmute y, por el contrario, celebra su hazaña; hasta quien culpa a la niñez que ya no respeta el resguardo por pandemia, y se les ve, como si nada, en parques y centros comerciales, sin remordimiento alguno. 

¿Quién defiende a la niñez de todos los adultos?

No hay una defensoría de la niñez, por lo menos no una con peso social que, a través de los canales conducentes se pronuncie con influencia por los derechos plenos, más allá de los derechos asistenciales para la niñez. 

Los derechos que aún no son respetados, como el derecho a la vida privada, al exponer la identidad de niñas y niños que, en su descubrimiento del mundo, se comportan como niños y niñas reales, con frustraciones y comportamientos incómodos y que no por ello deben ser juzgados y estigmatizados y difundidos para crear controversia. 

Te puede interesar: El Pin Parental es violencia de la derecha contra la niñez: psicoterapeuta.

Secretaría de Educación trabaja sin tomar en cuenta la voz de ellas y ellos

Como el derecho a la participación, a la consulta de los hechos que los afectan. Recordemos que la Secretaría de Educación en nuestro estado pidió el parecer de padres y madres, así como a docentes sobre las posibilidades de reanudar clases, pero nuevamente se olvidaron de consultar a la niñez sobre esto tan importante para ella. 

El derecho a la recreación sana, permaneciendo restringidas las zonas de juegos de parques y espacios públicos.

El derecho a la vida y a la integridad, porque es más que evidente que han aumentado las agresiones hacia la niñez en donde debería ser su espacio seguro: su hogar, y por personas que deberían ser sus protectores, sus propios familiares; no se diga en la calle insegura y en urbanizaciones nada amigables para niños y niñas. 

Hace falta generar los mecanismos de estado que garanticen el ejercicio de estos y todos los derechos para la niñez.

Ya es más que evidente que las acciones de estado tienden a la participación decorativa, usando a la niñez para posar para las campañas publicitarias de los gobiernos, pero se sigue impidiendo las oportunidades para generar institucionalmente los espacios que piensen, actúen, operen y evalúen preponderando las necesidades latentes de la niñez.

Y la sociedad civil organizada y actores independientes, también quedan muchísimo a deber: la creación de observatorios que se atrevan a hacer patente una voz fuerte y crítica que, sin temor y sin prebendas, haga evidente la gran deuda que aún tenemos con la niñez.

Deja tus comentarios

Relacionados