Que retiemble en su centro Jalisco: Madres Buscadoras

Reproducir

Que retiemble en su centro Jalisco: Madres Buscadoras

Es lunes 21 de febrero, antes de que termine de clarear las mujeres buscadoras inician su día, cuentan a voces que están listas desde las cinco o seis de la mañana.

Se ven frescas, dispuestas, en momentos pareciera que se conocen de toda la vida, pero luego hablan como si esa fuera la primera mañana que se ven los rostros unas a otras.

Efectivamente ese el día uno, de la Primera Brigada de Búsqueda en campo en Jalisco.

A la brigada asisten buscadoras de Sonora, Michoacán, Querétaro, Ciudad de México, Guanajuato, Puebla y el estado anfitrión, Jalisco.

La caravana de cinco vehículos sale de la Comisión Estatal de Búsqueda de Jalisco -escoltada por una patrulla de la policía estatal- hacia el primer punto.

Son alrededor de 50 madres, entre locales y foráneas.

Son alrededor de las diez de la mañana y las mujeres del colectivo Madres Buscadoras de Sonora llevan la certeza de que hasta ahora sus búsquedas foráneas en campo han sido positivas.

El tesoro de las tierras de Tlajomulco

Los vehículos se detienen en una calle empedrada al fin de la colonia, bajan las mujeres, se escuchan las voces de ellas y también de la gente de la Comisión de Búsqueda, están organizando el operativo.

¿Cómo van a proceder?, ¿Cuál de las casas que tienen enfrente es la que van a inspeccionar?, ¿Dónde están las herramientas?.

La casa marcada tiene una fachada amarilla, está abandona, no tiene puertas, ni ventanas, su protección en la entrada es una valla de costales de tierra de aproximadamente un metro de altura.

Los elementos de la policía estatal ingresan para revisar que efectivamente esté libre, las madres a la expectativa frente a la vivienda están listas para entrar en cualquier momento.

Luego de una revisión rápida, los policías desde dentro gritan, ¡despejado!, las madres celebran y avanzan.

El interior del lugar está completamente desordenado, hay ropa tirada por todas partes una está medio limpia y otra sucia, hay un sillón roído a medio camino. El punto exacto es el diminuto patio trasero lleno de basura.

El sigilo cambia por bullicio, ¡palas!, ¿dónde están?, ¿nos pueden pasar más?, aquí nos hacen falta picos, ¿quién tiene guantes?, si no importa, sólo quiero uno; necesitamos una bolsa de plástico, avienta toda la basura para acá.

Se escucha el rechinar de las palas en el concreto y las bolsas de plástico y costales de basura que han quitado para despejar el área y poder cavar.

Ahí dentro todas son mujeres y están “armadas” con picos palas y varillas, abren el piso y empiezan a cavar, antes de continuar, una de las mujeres del colectivo de Madres Buscadoras de Sonora les pide la varilla, ellas la llaman vidente, porque es sus ojos abajo en la tierra.

Las mujeres clavan la varilla vidente en la tierra, remueven un poco, la sacan, la acercan a su nariz y la huelen, esta huele a caño, pero tiene también otro olor extraño que vale la pena descartar. ¡Síganle cavando otro poquito! Dice Baudelia, una de las madres sonorenses.

Alrededor del hueco hay madres que siguen quitando basura, moviendo la tierra que sacan del hoyo y otras removiendo la ropa que hay al interior de las habitaciones, mientras unas más aguardan afuera y empiezan a visualizar el siguiente punto.

La sospecha da sus primeros frutos cuando llevan casi un metro de excavación, de pronto una de las madres dice, miren qué es eso, Blanca lo toma entres sus manos temblorosas y lo saca de entre la tierra, son un par como de listones curvos que quienes tiene más experiencia identifican de inmediato: esas son unas costillas.

A partir de ahí la excavación se hace con fuerza, pero al mismo tiempo mucho detalle, aparece el inicio de una columna vertebral, ahí hay al menos una persona. El punto es positivo.

El rechinar de las palas se volvió aplausos, lágrimas, abrazos, bullicio, un corazón va a descansar, acabamos de encontrar un tesoro. Alrededor de la fosa las madres hacen una oración y abandonan el lugar para que las autoridades terminen el trabajo que ellas comenzaron.

La indolente espera de las autoridades

Son aproximadamente las 11 y poco más cuando las madres salen de la casa abandonada, este primer hallazgo les causa sentimientos encontrados pero las motiva a continuar, ¿qué sigue?.

Lo que ellas no alcanzan a visualizar en ese momento es que la espera de las autoridades de la Fiscalía General del Estado de Jalisco y personal del área de periciales y del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses está a punto de arruinarles el día.

Se paran, se sientan, caminan, hablan por teléfono, llegan madres de la zona a pedir apoyo porque tienen un hijo o hija desaparecida y se enteraron de la búsqueda. Incluso las madres acompañan a una de ellas hasta el punto donde aparentemente esta su hijo. Es también una vivienda abandonada.

De por medio existe la amenaza de las autoridades de que están las madres están cometiendo un delito por entrar sin permiso a propiedades privadas.

Una familia acompañada de un grupo de madres y padres solidarios abrieron por completo el patio del segundo punto y no encontraron ningún indicio, su hijo no está ahí, pero su ropa si.

Cae la tarde, son alrededor de las 5 y el personal de la Fiscalía General recién llega al lugar del hallazgo que tenía seis horas de haber sido acordonado mientras las madres esperan.

La noche de ese primer día llega y alrededor de las ocho de la noche, les dicen a las madres que pueden irse a “descansar” que por falta de una orden de cateo, el personal del Instituto de Ciencias Forenses, no puede realizar su labor. Mañana será otro día.

Después de un día de trabajo agotador, las mujeres fueron recibidas en el convento de las Hermanas Carmelitas con cantos y la imagen de la virgen de Zapopan a quien las madres le pidieron que las ayude y acompañe en sus búsquedas.

Un tropiezo no para la búsqueda

El martes 22 de febrero la labor en campo inició un poco más temprano, aunque los resultados al final del día fueron distintos a la primera ocasión.

Las madres recorrieron un cerro, un lote baldío y unas viviendas abandonadas de la zona el resultado fue sólo algunos entierros de animales, aunque la ausencia de hallazgos no implica para ellas una derrota.

Por momentos los ánimos decaen, pero el amor que cada una de ellas tiene por sus hijos, las vuelve a sacar del sitio donde se encuentran con la plena convicción de que no van a parar hasta encontrarles. 

Después de un día complicado, cansado, tenso, matizado de confrontaciones y sin hallazgos las mujeres solo querían llegar al hogar que las recibe amorosamente, pero antes de ingresar recibieron una mala noticia.

De manos de ZonaDocs se enteraron de las declaraciones del gobernador Enrique Alfaro quien aseguraba que las madres foráneas «tenían intereses que las movían para actuar» y había que ser cuidadosos de esto.

Sin duda esto detonó en ellas nuevamente frustración y enojo que derivó en declaraciones que circularon en medios locales de Jalisco, donde las mujeres defendían su derecho a buscar y a ser respetadas.

Finalmente hasta el cierre de este texto, las madres buscadoras continúan con la brigada que inicialmente fue programada para concluirla el próximo 26 de febrero, a la espera de que la Comisión Estatal de Búsqueda, las corporaciones de seguridad estatal y municipal y la Fiscalía General del Estado, con ministeriales y peritos trabajen de la mano de las madres y no del gobernador Enrique Alfaro.

El mayor obstáculo: las autoridades

La experiencia de las mujeres buscadoras de todos los puntos del país coincide, dejan sus vidas, ellas son las que encuentran, siguen las pistas y han conformado colectivos a lo largo del país.

El acompañamiento de las autoridades varía dependiendo de cada estado, pero en todos los casos es insuficiente.

La labor de la Fiscalía General del Estado de Jalisco, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, las corporaciones de Seguridad Pública municipales y estatales está claro para las madres que llegan a ser un obstáculo como lo han sido en repetidas ocasiones en esta Primera Brigada de Búsqueda en el estado.

Foto: Susana Rodríguez/ Fecha de publicación: 23 de Febrero de 2022

Este periodismo es independiente en lo editorial y financiero. Estamos comprometidas a publicar contenidos éticos, novedosos, críticos y con un enfoque de derechos humanos.

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este medio y sus proyectos. Aunque el acceso a nuestro sitio web se mantendrá abierto sin costo, puedes gratificar y reconocer a quién consideres oportuno:

Por favor déjanos conocer tus opiniones sobre lo que leíste o escuchaste ¿Es #PeriodismoParaUsarse?.

También puedes hacer una donación (monetaria o en especie) a la Asociación Civil, vía perimetral.press@gmail.com

Susana Rodríguez
+ posts

Periodista que recién incursiona en publicaciones independientes y en organizaciones civiles. Escribo gozosa para el Observatorio Digital de Violencias y ahora en Perimetral.

Periodista que recién incursiona en publicaciones independientes y en organizaciones civiles. Escribo gozosa para el Observatorio Digital de Violencias y ahora en Perimetral.

Deja tus comentarios

Relacionados

Del dato al relato
Gratificaciones PerimitralGRATIFICACIONES