Sin control, cobros en hospital que atiende covid19

Foto: Especial

En 2020 el Congreso de Jalisco exhortó a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), revisar las tarifas de cobros sin control en hospitales privados, por los precios excesivos al atender covid19. 

A casi seis meses, no hay pronunciamiento de la PROFECO y siguen las historias de negligencia y abuso, como la de José Hernández que buscó a Perimetral para visibilizarla.

Pésima atención y altos costos fueron las experiencias de José al internar por covid-19 a su madre en la Clínica Médica de la Ciudad, en San Juan de Dios.

Ella salió tras superar los padecimientos por coronavirus y el depósito de inicio no se usó por completo se convertiría en un reembolso. Y no pasó.

Además, el hospital sin autorización de José, supuestamente depositó un reembolso de más de 32 mil pesos que le pertenecen, a un familiar que no existe. 

“Llamamos a tu casa y dijiste que depositáramos a Noemí Colorado Pérez en City Banamex”, fue lo que le dijo Norma Solís, contadora de la institución. Después lo acusó de autofraude. 

Sin embargo José no recibió la llamada y no conoce a tal persona, incluso dejó un número al que se debía hacer el depósito, nada parecido al que le mencionaron, pues él vive en Estados Unidos y su tarjeta de crédito es de un banco de allá. 

Cuando José preguntó a la contadora por el número al que llamó, esta no le dio respuesta. 

Negligencia y altos costos

En redes sociales, las opiniones alrededor del hospital hablan de un mal servicio y un anticipo que oscila entre los 15 y 75 mil pesos para que los pacientes puedan ser atendidos.

El 4 de septiembre en 2020 su madre ingresa a la clínica. Las cucarachas, la poca atención y la falta de información sobre su familiar, hicieron que saliera en 22 de horas.

Este tiempo, el suero y 25 estudios de laboratorio que no quedan claros para qué fueron, sumaron una cuenta de poco más de 42 mil 800 pesos. 

Te puede interesar: Covid19, el dinero no te salva.

Al salir, le dijeron que harían un reembolso de la diferencia restante de los 75 mil, depósito que se vería reflejado en su tarjeta de crédito, pero a cinco meses de eso y varias vueltas al hospital, no ha sucedido.

Reembolso a “familiar” no autorizado

Luego de ir al hospital a pedir respuestas por no haber recibido su reembolso, José se entera de que su dinero supuestamente fue depositado a otra persona que no autorizó:

 “Yo regreso y solicito con la contadora que es Norma Solis, y ella me da la sorpresa que mi reembolso ya se había efectuado el 8 de diciembre del 2020, y yo le digo ¿cómo que ya me reembolsaron? Para eso yo tengo conectado mi banco con mi teléfono: lo reviso, se lo enseño y digo yo no tengo ningún reembolso, y me dijo, ‘sí, hablamos a un número de tu casa y tú me dijiste que lo depositara a nombre de Noemí Colorado Pérez, en Banamex’… O sea, qué error, qué fraude, ni siquiera tengo una pariente que se llame Noemí y yo creo que lo más correcto, es reembolsar a nombre de quien pagó”. 

Acusado de autofraude

Después del error en el reembolso, le piden ir después para solucionar el problema, al llegar por última vez, fue acusado de autofraude:

“El lunes voy personalmente y me salen con otra sorpresa: ahora me dicen que según yo me estoy haciendo un fraude a mí mismo. Me dice que yo hablé a mi banco y que yo dije que no debía nada de dinero y quería el reembolso de los 75 mil. Para esto, vuelvo a hablar a mi banco y les digo por qué hicieron eso, y me dicen ‘no, nosotros estamos reclamando solamente mil 517 dólares, que es lo que ellos te deben de reembolsar’. Ellos me mandan la información, la jalo y se la llevo a ella -la contadora- y le digo dónde está que yo estoy pidiendo 75 mil de reembolso… 

Cuando José pidió más información a la contadora sobre la supuesta investigación, no obtuvo respuesta, al pedir contacto con el director del hospital, su atención fue negada. 

El dato

El equipo de Perimetral realizó una llamada telefónica a la Clínica Médica de la Ciudad para corroborar costos del anticipo para poder atender pacientes, esta fue la respuesta:

“El hospital lo tenemos saturado y nos estamos manejando con una lista de espera. Una vez que nosotros tengamos espacio, nos comunicamos con las personas en lista de espera, si el paciente ingresa a Urgencias hay que dar un anticipo de 20 mil pesos; si se llega a hospitalizar hay que dar un anticipo de 100 mil pesos, y si llegara a ocupar terapia intensiva, se piden un anticipo de 150 mil pesos y sin honorarios médicos. Diariamente hay que estar viniendo al área de caja para ir monitoreando la cuenta del paciente; el anticipo nada más es por el ingreso”. 

Pese que a José le dijeron que le devolverían el dinero de anticipo que no se utilizó en la atención de su madre, en la llamada que hicimos en la redacción se menciona que una vez entregado el anticipo, el dinero no se regresa, sino tiende a elevarse la cantidad según las necesidades del paciente.  

Me interesa leer y más escribir, además de abordar temas sociales como migración, género y derechos humanos.

Deja tus comentarios

Relacionados