Wixarikas mueren por covid-19 ¿O por el rezago hospitalario?

En los municipios donde se localizan las tres comunidades wixárikas de Jalisco son Tuxpan de Bolaños y Mezquitic. Las personas ahí no saben si su gente se muere de covid-19 o por falta de hospitales capaces de dar atención y respuesta a la emergencia sanitaria.

Los wixaritari en San Andrés Cohamiata, San Sebastián Teponahuaxtlán y Santa Catarina deben invariablemente para llegar a una clínica comunitaria de primer contacto de la Secretaría de Salud Jalisco, viajar entre tres o cinco horas.

Este problema no es nuevo, pero ante la contingencia por el covid-19 se volvió el temor más grande.

Con el aumento de casos de covid-19 y lo que relata Ernesto Hernández, pone de nuevo en la mira cómo la desigualdad social derivada de las nulas acciones gubernamentales, los sentencia a no poder sobrevivir en la pandemia. No tener equipadas las clínicas rurales significa la muerte.

Te puede interesar: Gripas y diarrea en región wixárika; combaten pandemia con beneficiencia.

El Plan de Reconversión Hospitalaria en Jalisco se puso en marcha en 2020 con el supuesto de garantizar atención oportuna a quienes requieren hospitalización.

Dentro de las unidades médicas reconvertidas está el Hospital Comunitario de Colotlán, a donde Ernesto llevo a su abuelo a principios de febrero 2021, pero no obtuvo la atención necesaria.

Hospitales que no ayudan

Ernesto Hernández es originario de San Andrés Cohamiata, en Mezquitic. Luego de que su abuelo presentara dificultades respiratorias como sospechoso caso de covid, viajó con él durante tres horas para que lo atendieran en el Hospital Comunitario de Huejuquilla.

Según el Sistema de Información de la Red IRAG, este hospital solo está 5% lleno del total de su capacidad. Esto puede responder a la poca utilidad que tiene para las comunidades en situación de covid-19, ya que al ser comunitario no cuenta con áreas especializadas.

Ernesto contó a Perimetral que esperó cinco días para trasladarlo al Hospital de Colotlán y esperar los resultados. Cinco días después llegó el resultado de la prueba PCR desde Guadalajara y al confirmarse covid, sumaban diez días sin atención para combatirlo.

Con muerte, sin dinero ni seguro

Finalmente al llegar a Guadalajara, el abuelo de Ernesto murió tras quince días en espera de atención médica y traslados.

Además explica que el proceso de búsqueda de atención, transportes y alimentos lo llevó a él y a su familia conseguir casi 30 mil pesos entre todos para los gastos.

Al duelo se suma que hay más integrantes de comunidades indígenas con enfermedades sin solución.

Por insólito que parezca, en 2021 segundo año de la pandemia más impactante y con el endeudamiento para combatirla de 6 mil millones de pesos, los wixarikas aún piden la garantía de acceso a la salud, medicamentos y atención médica: “que den de ser promesas y se conviertan en realidades”, afirma Ernesto.

El dato

En la región wixárika se contabilizan menos de 100 casos de covid-19, pero casi 2 mil en las principales cabeceras municipales del norte de Jalisco donde solo Colotlán tiene atención especializada y es quien deriva al Hospital Regional de Occidente, el Zoquipan.

* En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento. Haz tu donación monetaria a través de perimetral.press@gmail.com **

Me interesa leer y más escribir, además de abordar temas sociales como migración, género y derechos humanos.

Deja tus comentarios

Relacionados