Covid19, el dinero no te salva

Urgencias clínica 110

Estudié periodismo en el Centro Universitario del Sur, UDG. Me apasiona cubrir deportes y derechos humanos.

Foto: Manuel Huerta

Guadalajara, Jalisco.- Se multiplican las historias de familias que sobrellevan duelos por la pérdida de un integrante y que quedan con una deuda a cuestas. En los en ocho meses de pandemia se ha ido comprobando que el dinero no salva a nadie.

Este año pintaba para algo diferente. Las olimpiadas como uno de los eventos deportivos más importantes se cancelaron; probablemente es fue la primera señal de que las personas se tendrían que acostumbrar a una nueva y dolorosa realidad. 

Se pasó de andar libre por la calle y sin cuidado, a limpiar todo lo que se toca, llevar la mitad de la cara cubierta y cambiar las muestras cariño por abrazos virtuales. 

Precisamente de un día a otro la vida de Diego Amador y su familia dio un giro de 180 grados: le diagnosticaron SARS-CoV-2 en julio y su esposa junto a las hijas tuvieron que enfrentarse a no poder verlo ni comunicarse con él mientras la hospitalización.  

“Es una situación muy fuerte, muy desoladora, porque realmente es una enfermedad que no te permite estar con tu familia, con tus seres queridos y que pues no sabes realmente cómo va a ser el resultado o cómo va a ser la evolución porque es una enfermedad que apenas se conoce y es algo incierta. Es algo muy doloroso para toda la familia que ya no los vuelves a ver.

Te puede interesar: Familiares en espera, los que desconfían del covid-19

Se considera como caso sospechoso a cualquier persona de cualquier edad que haya presentado en diez días tos, fiebre y escurrimiento nasal junto a dolor de garganta, diarrea, entre otros. 

Después de una prueba PCR la evolución depende del organismo de cada individuo porque no hay información suficiente para predecir cómo van a reaccionar los diferentes organismos.

Cabe mencionar que el personal de salud está en el reto de mantenerse actualizados mientras están dando atención a todos los casos que pueden resultar entre sí, muy diferentes.

Con insumos de disponibilidad incierta y una economía que cada vez se torna más complicada, los médicos hacen lo posible para adaptarse a la situación actual.

Te puede interesar: Pandemia, viaje a la epopeya de los hospitales mexicanos.

Perimetral tuvo contacto con un enfermero del Centro Médico Nacional de Occidente que pertenece al IMSS. Pidió el anonimato por razones de seguridad y nos cuenta cómo se trabaja en el área de Covid-19. 

“Se organiza en turnos dependiendo del líder es cómo entran a revisar a los pacientes. El cupo para pacientes generalmente se mantiene al margen de lo lleno, para los médicos en disponibilidad; generalmente sí tenemos el suficiente material, pero de vez en cuando no tenemos algún medicamento o alguna herramienta y tenemos que cambiar”

Te puede interesar: Enfermeras en hospitales para covid19 trabajan bajo protesta, llevan 16 años sin prestaciones.

Hospitales privados: la misma incertidumbre pero más caro

Según los datos del gobierno federal y estatal, Jalisco no ha rebasado el 30% de ocupación hospitalaria y se mantiene en el 24 %.

Pero los costos de un día de hospitalización dependen del tipo de atención que requieran los pacientes.

Según la información que llegó a la redacción de Perimetral, los costos de un día en terapia intensiva en el Centro Médico asciende a 39 mil novecientos sesenta y un pesos. 

Para los que deciden enfrentar los gastos por su cuenta, una factura después de una estancia en un hospital privado puede superar 1 millón de pesos, lo que vale una casa habitación bajo hipoteca para el promedio de trabajadores con esa prestación.

Los costos en diciembre de 2019 sobre servicios hospitalarios, se han dejado de respetar durante la pandemia.

Hablé con un médico que también pidió el anonimato, trabaja en uno de los cinco hospitales privados de la ciudad que están recibiendo pacientes graves con covid-19 y desglosó cómo se definen los cobros.

“Una cosa es el costo de la habitación y otra cosa es la estancia de un paciente, por ejemplo, tú paciente está en terapia intensiva intubado, entonces te cobran el circuito de oxígeno de 24 horas, la máquina de cpap, las venoclisis, todos los medicamentos que se administran en esas 24 horas, los honorarios de los especialistas a cargo. Una cuenta en una terapia intensiva son entre 40 y 70mil pesos y no puedes dar el desglosado de un paciente porque va a variar; varían los honorarios del médico, hay médicos que cobran costos fijos por todo el tratamiento, hay quienes cobran por visita o por día. 

La estancia del señor Diego comenzó en el sector público pero después de diez días y con la esperanza de mejorar el diagnóstico, sus familiares decidieron cambiarlo al hospital privado Real San José: a los siguientes diez días falleció. 

“En un hospital particular se cobra todo, hasta la sonrisa; todo se cobra: la gasita, los paquetes, todo. Por 10 días fueron más de un millón. Nuestro familiar presentó todas las complicaciones, había medicamentos que cada ampolleta salía alrededor de 15 mil pesos por día. Sí dejamos un depósito.”

Se rescata hospital privado, pero no se usa

El hospital Ángel Leaño es una clínica privada reconvertida con fondos públicos y se le invirtieron 262 millones de pesos, según datos oficiales solo han atendido a veinte pacientes. Sin embargo la Secretaría de Salud Jalisco no ha dado más información sobre el tema.

Las tarifas en los hospitales privados son excesivas y al parecer no hay una instancia del gobierno que lo esté regulando.

La desconfianza a las instituciones de salud pública lleva a que familias busquen atención médica privada y con ello, endeudarse sin que eso represente una garantía de que su ser querido sobreviva, causando así un daño irreversible al patrimonio de las familias mexicanas.

“Cualquier hospital privado, de talla grande, como el Real San José, Puerta de Hierro y San Javier es que ellos cobran el 200 % sobre el valor del medicamento, o sea, su ganancia es del 200 % y cobran por unidad, no por caja.”

Perimetral solicitó por escrito y vía telefónica a la Asociación de Hospitales Privados AC entrevista, para conocer los protocolos que regulan los costos de sus servicios en una caso tan especial como ha sido la pandemia, pero rechazaron hacer declaración alguna.

Actualmente las atenciones hospitalarias en instituciones privadas se rigen por la oferta-demanda como si se vendieran zapatos, ropa o autos.

Al término de esta publicación en México se han reportado más de un millón de casos y cien mil defunciones confirmadas. 

Deja tus comentarios

Relacionados