Síguenos en redes
Buscar
Escúchanos en

“Aún hay personas que no creen que el alcohol esté adulterado”: especialista

Primeros auxilios

Las intoxicaciones por alcohol etílico adulterado ya han cobrado 25 vidas y han afectado a 77 personas en siete municipios de Jalisco. Platicamos con Pedro Octavio Montero Atilano, especialista en toxicología y docente del Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara

Jalisco.- Las intoxicaciones por alcohol etílico adulterado con metanol ya han cobrado 25 vidas y han afectado a 77 personas en siete municipios de Jalisco. Este tipo de intoxicación se caracteriza por la velocidad en la que un paciente puede complicarse al grado de fallecer en unas cuantas horas.

Es por esta razón que el tiempo es esencial para tratar de revertir los daños. El problema se complica cuando el alcohol metílico, metanol o alcohol industrial, llega al hígado a metabolizarse.

Sobre esto platicamos con Pedro Octavio Montero Atilano, especialista en toxicología y docente del Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara.

“El producto final es formaldehído, el personal de salud lo conoce como formol. Este formol, el cuerpo, con que le llegue una molécula de oxígeno, lo convierte en ácido fórmico. El cuerpo ya no lo puede transformar en nada más. Es decir, lo convierte en un producto más tóxico.”

El impacto del formol en el cuerpo va directamente a las células. Ataca las mitocondrias, que son las encargadas de producir la energía que el cuerpo requiere, esto produce que los órganos se “apaguen”. El especialista hizo una analogía con un auto sin gasolina, llega el momento en el que simplemente ya no avanza. La diferencia es que al vehículo le puedes suministras combustible nuevamente, al cuerpo ya no.

“Con un cuartito (de alcohol), con eso garantizo mi muerte. Las primeras alteraciones son en las primeras 24 horas, y la muerte, te exagero si es en dos o tres días”

Los casos son reales. A pesar de esto, aún hay personas que no creen que el alcohol esté causando daño y muertes. Esta actitud es una de las más peligrosas, pues ante la desinformación y la negación, el consumo continúa a pesar de las advertencias.

“El paciente fue y se tomó leche caliente, o pajarete. Es diabético, se empezó a sentir mal y se puso la insulina. Como se puso más mal, pero era por la intoxicación, la gente le echó la culpa a la insulina. Ahorita está difundiendo que ni se pongan insulina ni nada que porque mata a la gente. Hay gente, todavía, que no cree que la intoxicación sea la que la haya producido la afectación. Lo que quiero es que la gente se convenza de que esto es real”, comentó.

Las primeras ocho horas son cruciales. Si no hay síntomas, igual hay que acudir al médico. En cuanto aparezcan los síntomas que pueden ser dolor abdominal, vista borrosa y debilitamiento general, hay que empezar actuar de inmediato.

Lo primero, antes de que el paciente quede inconsciente, hay que inducir el vómito para desechar los residuos de alcohol metílico que queden en el intestino. Esto puede hacerse introduciendo un dedo en la boca hasta llegar a la garganta, también puede funcionar un abatelenguas o elaborar una mezcla de agua con mucha sal y darla a beber.

Después, hay que intoxicar el cuerpo con alcohol etílico. Para esto puede funcionar vodka, wiski, tequila o cualquier licor que contenga, como mínimo, 40 por ciento de alcohol. Eso sí, hay que verificar que esté debidamente etiquetado para garantizar no esté contaminado. Aconsejó el especialista que puede mezclarse con algo dulce como azúcar o miel para facilitar su digestión. Todo esto puede hacerse en casa o en el transcurso al médico.

“Cuando hay una intoxicación por alcohol industrial, si puedo eliminarlo, lo que haya quedado en el cuerpo, en el intestino, hay que hacerlo. Pero sino, lo que tengo que hacer es intoxicar al paciente con alcohol etílico, el que sí se debe de tomar. Es llevarlo al segundo grado de intoxicación, es decir, alteración del equilibrio y por un lenguaje farfullante. Así lo tengo que tener mínimo tres días”.

Este proceso lo que hace es evitar que el hígado termine de procesar el alcohol metílico y en su lugar, digiera el alcohol etílico. Con esto, el resto de metanol en el cuerpo se irá directo a los riñones, órganos que lo expulsarán en forma de orina y evitarán que se convierta en formol e inhiba las mitocondrias.

Ya son 25 muertes, hay un detenido

Hasta el último corte, la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Jalisco (Coprisjal) informó que son 25 los fallecimientos contabilizados en el sur de Jalisco por el consumo de alcohol etílico adulterado con metanol.

Los municipios afectados ya son 7: Tamazula, Mazamitla, Valle de Juárez, Tuxpan, Zapotlán el Grande, Zapotiltic y Tlajomulco.

Producto de las investigaciones, la Coprisjal ha asegurado más de tres mil litros de alcohol y la Fiscalía del Estado, 11 mil. Además, prevén que hay cinco mil litros más distribuidos, mismos que pudieran contener metanol y ser altamente tóxicos.

La Fiscalía también informó que ya hay un detenido. Se trata de Leonardo “N”, él es uno de los dueños de la empresa y se le acusa de homicidio y lesiones dolosas. Su implicación estaría en que cuenta con los conocimientos científicos y técnicos para validar si el alcohol está o no adulterado, es decir, pudo evitar o alertar sobre su distribución y no lo hizo. El juez dictó dos años de prisión preventiva.

Las autoridades invitan a la población a dejar de consumir bebidas alcohólicas que no estén debidamente etiquetadas y que no garanticen la procedencia del producto, esto para evitar más intoxicaciones.

Por su parte, el especialista de la UdeG, recomienda que la elaboración tradicional de ponches y pajaretes, por ejemplo, sea con bebidas como vodka o wiski, siempre y cuando sea de marcas conocidas y garanticen la procedencia del alcohol.

Egresado de la Licenciatura en Periodismo del CUSur. Fue colaborador para Radio UDG Ciudad Guzmán y Letra Fría. Actualmente es periodista en El Suspicaz y Perimetral.

Deja tus comentarios

Relacionados

A %d blogueros les gusta esto: