Buscar

Desbordamientos naturales lo que evitará inundación por presa Zapotillo

Reproducir

Lo que evitará la inundación por la presa Zapotillo es el manejo natural del agua con un vertedero y desbordamientos.

Antonio Gómez Reyna es el ingeniero que ha estado en reuniones con la Comisión Nacional del Agua, a fin de que se evite la inundación de las comunidades afectadas por la presa Zapotillo a 80 metros de altura.

Si el presidente López Obrador no impulsó la exigencia de desmantelar la represa, se debe a que han pedido estudios «y la obra ya está» según sus propias palabras.

En charla con Perimetral, el investigador de la Universidad de Guadalajara explica lo que se está diseñando:

Tener una serie de reuniones previas para otras opciones, nosotros estamos en contra de las cortinas automáticas, falla la energía eléctrica o el operador y se inundan las poblaciones, entonces estamos optando por un vertedero fijo en donde cuando llegue a un excedente o nivel máximo este vertedero va hacer se desborde el agua que venga en la escurrentía. Obvio que para hacer esto necesitamos sacar la altura del nivel del agua, el acotado máximo a 60 metros, para evitar la inundación.

Te puede interesar Represas, la técnica que más nos hace perder agua: ingeniera ambiental

Regular el agua de manera natural

La diferencia entre un vertedero para controlar el flujo de agua, a que un equipo de personas encargadas con electricidad del manejo de las compuertas de la cortina, es lo que podría auténticamente «salvar» los pueblos de un desastre o la inundación, explica.

Es como si tuvieras una pila y tuviera un meto de profundidad y le pusieras una puerta a 80 centímetros para que cada que vaya llenándose le vayas abriendo; lo que propongo es una especie de barrenos que cuando vaya a 60 centímetros empiece a salirse por esos orificios. Los vertederos físicos son aquellos que se llaman de excedencia, se derrama el agua físicamente no con control automático. En Guadalajara pasa que nos dicen que tienen bombas de cárcamos que se están operando, pero resulta que cuando hay una lluvia o no hay energía eléctrica, o se robaron los cables o el operador no la operó, entonces hay que ver siempre por una seguridad a través de un elemento físico natural.

Tomando en cuenta la gráfica que presentó el director de la CNA Germán Martínez Arroyo, si la presa Zapotillo se llena a un máximo de capacidad, es decir a 80 metros, evidentemente Temacapulin, Acasico y Palmarejo quedarían bajo el agua.

Incluso el proyecto ejecutivo a 105 metros de altura como se manejó incluso hasta 2020, el área de embalse son 4 mil 500 hectáreas y 3, 800 de afectación. Aunque esto se reduce si la cortina se queda a 80 metros, donde se regula la seguridad, es en el manejo de su llenado y cuando se deje «fluir» naturalmente el agua.

La solución para Guadalajara no es el Zapotillo

Antonio Gómez Reyna forma parte del Comité Técnico que creó la Universidad de Guadalajara para el tema del agua.

Se involucró con las comunidades afectadas por la presa Zapotillo mucho antes de que incluso se creara tal organismo y hay dos cosas que advierte claramente «el agua de río Verde no soluciona la demanda de Guadalajara y la presa el Purgatorio menos».

La solución de Guadalajara no es Zapotillo. Lo que debemos hacer como técnicos es definir soluciones, tu la acabas de mencionar. La presa El Salto que se encuentra en Valle de Guadalupe se interconecta a la presa Calderón y haces un sistema interconectado y las excedencias de lo que se juntó en Zapotillo, ya tienes solucionado el problema para Guadalajara pero por muchos años siempre y cuando tengas una visión completa. También las diferentes poblaciones de los Altos hay otras opciones, si por ahí pasa el agua, ¿qué necesidad de dejarla correr y bombearla aguas abajo?. Sí es todo un proyecto complementario.

Manejo integral del agua sin endeudar municipios

-¿Implicaría que los municipios alteños construyan sus propios acueductos?

No. Un ejemplo, si hablas de San Juan de los Lagos hay que ver de dónde se puede tener el agua, ellos ahorita se alimentan de la presa El 40 y así cada uno tiene sus fuentes especificas, en donde hay que hacer un ordenamiento hídrico y un manejo integral de recargas de esos vasos para almacenar agua a los municipios. Sí estamos hablando a un sistema de conducción muy próximo entre cada municipio.

El Purgatorio «es una locura»

Bombear el agua para llevarla a Guadalajara es carísimo, afirma en entrevista el ingeniero Gómez Reyna.

Te puede interesar Agua que no has de beber

Desde que se anunció en el gobierno de González Márquez esa obra con recursos públicos pero de propiedad privada, fue el primero en rechazarla y criticarla.

El Purgatorio es otro megaproyecto de retención de agua en el cruce del río Verde con el río Santiago en la zona de la Barranca de Huentitán, que debería bombear a 600 metros de altura el agua para poderla distribuir.

Explica por qué esa no es una opción y de insistir el gobierno de Enrique Alfaro en concluirla, sería privatizar el derecho humano al agua.

El costo que tienes ahí es bastante grande, en El Purgatorio tienes una inversión privada o sea están privatizando el servicio del agua, de otra forma si tienes un sistema integral en toda la región por gravedad, estás eliminando el costo de bombeo y aparte de eso tienes un sistema seguro. Si ya tienes la solución del Zapotillo, para qué hacer la presa El Purgatorio, sería aberrante.

Según el técnico que asesora a las comunidades de Jalisco el sábado sostienen otra reunión para llegar al mes con una decisión que garantice no inundar ni poner en peligro a los pueblos.

Foto: Blanca Gutiérrez. Fecha de publicación: 19 de agosto 2021.

* En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento. Haz tu donación monetaria a través de [email protected] **

Jade Ramírez
Web | + posts

Radialista y reportera desde la adolescencia. Cubro la agenda social con perspectiva de derechos humanos, la fuente cultural me forjó en la etnografía. Han caído premios en la Bienal Internacional de Radio, premios estatales, nacionales e internacionales, pero lo que más me motiva es hacer ruido con el periodismo sonoro. Soy parte de la Red de Periodistas de a Pie.

Radialista y reportera desde la adolescencia. Cubro la agenda social con perspectiva de derechos humanos, la fuente cultural me forjó en la etnografía. Han caído premios en la Bienal Internacional de Radio, premios estatales, nacionales e internacionales, pero lo que más me motiva es hacer ruido con el periodismo sonoro. Soy parte de la Red de Periodistas de a Pie.

Deja tus comentarios

Relacionados

Del dato al relato