‘No nos van a callar’: mujeres víctimas de represión denuncian tortura y agresión sexual

Acusan a los policías municipales de golpes, maltratos psicológicos, agresión sexual y hasta de robo de celular durante su detención en la marcha feminista; en conferencia de prensa rompen el silencio y advierten que siguen más fuertes que nunca

Texto y fotos: Martín Orquiz

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Hincadas, seis mujeres integrantes de colectivos feministas juarenses permanecen quietas, con la cabeza agachada y las manos atadas hacia atrás, unas con listones morados y otras con esposas metálicas, mientras que sus compañeras exponen la violencia de la que fueron víctimas el pasado 5 de agosto, cuando fueron arrestadas por elementos de la Policía Municipal.

Una a una, las manifestantes contaron cómo fue que durante una protesta que se realizaba en el Centro Histórico, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) las arrestaron con exceso de fuerza que causó en algunas lesiones, además de maltrato sicológico y agresión sexual.

“Nosotras estamos cansadas de esta represión, decidimos que ya no nos vamos a callar, les venimos a decir ahora aquí que, si tocan a una, vamos a responder todas”, sentenció una de las participantes en la rueda de prensa que convocaron para exponer su postura.

Otra manifestó miedo a represalias personales luego que las autoridades tienen sus datos personales y fotografías: “tememos por nuestra seguridad”.

Los hechos que denunciaron ocurrieron el pasado sábado alrededor de las 17:00 horas, en una manifestación convocada por las colectivas Mujeres en Rebelión y Juárez Feminista para protestar contra los abusos policiacos en varios estados del país, principalmente el que ocurrió en León, Guanajuato, contra un grupo de mujeres.

A la par con la convocatoria informativa, las participantes, que vistieron de negro con el rostro cubierto, realizaron un performance para simular la situación que vivieron el 5 de septiembre.

“Estaba al frente del contingente… vi como agredían a las compañeras… al acercarme un policía directamente me aventó, mi cabeza se estampó contra el pavimento… cuando logró incorporarme me vuelve a aventar la persona, de 1.90 de estatura y obeso, me ahorca hasta dejarme en puntillas y sin poder respirar”, contó.

Enseguida la llevaron hasta una patrulla, agregó, pero como no podía subirse a la unidad debido a la dificultad que tenía para moverse, los agentes la tundieron a patadas hasta que logró abordar.

Otra de las manifestantes denunció que fue víctima de violencia física, sicológica y sexual: “un oficial me dislocó la rodilla izquierda para después tratar de humillarme por ser lesbiana… me golpeó la cara después de amenazarme de muerte… el mismo oficial que ahorcó a mi compañera me tomó detrás del cuello hasta casi dejarme sin conocimiento para poder subirme a la patrulla”.

Una más recordó que, al arrestarla, los policías le dijeron que sus derechos “se los pasaban por los huevos” y que la tocaron en lugares donde no debieron de hacerlo.

“Ellos me agredieron y me dijeron que nos iban a desaparecer; sin embargo, aquí seguimos más fuertes que nunca”, anunció.

Otro testimonio es de una mujer que estaba al frente del contingente organizándolo, cuando de repente observó que varias de las participantes estaban recibiendo ataques físicos por parte de los elementos policiacos, por lo que se acercó a defenderlas.

Enfatizó que ellas no atacaron a los agentes, sino que todas se defendieron de ellos porque a algunas las estaban ahorcando.

Una denunciante se exaltó al contar su experiencia de ese día.

“A mí me estrellaron contra una patrulla, me comenzaron a pellizcar el abdomen, me comenzaron a golpear en el abdomen, me comenzaron a levantar la blusa para tocar mi pecho izquierdo, esto no se puede quedar así…”, alcanzó a decir antes de quedar abrumada mientras es consolada por la mujer que está a su izquierda.

Te invitamos a continuar leyendo esta nota en el sitio de La Verdad Juárez:

Sitio periodístico situado en la frontera norte de México, en una ciudad que ha presenciado todo: Ciudad Juárez.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...