Mezcala: la tierra volvió a sus dueños

Reproducir

Mezcala: la tierra volvió a sus dueños

Texto, video y foto: Diego Ochoa Sanabria

Llegué antes de las nueve de la mañana y las campanas sonaron en la comunidad Coca de Mezcala de la Asunción, al mismo tiempo que por las calles se veían niños con mochilas.

Te puede interesar Dos sexenios después se «reconoce» al pueblo Coca de Jalisco

Parecía un día más entre las calles empedradas, pero no. Había una cita que en la historia reciente de 23 años, se había aplazado y ahora todo estaba acordado para que se cumpliera: recuperar la tierra invadida.

De un megáfono se convocaba a los habitantes a reunirse en la casa comunal antes de partir; las personas ya compartían alimentos para el tiro largo que es subir el cerro.

Durante 23 años, la lucha de ancianos, mujeres, niñas y niños ante la soberbia del dinero y el poder iba plasmándose en la frase que escribían en cartulinas rosas: ¡Fuera Guillermo Ibarra eres un invasor!

«….cuando los antepasados pelearon con sangre y para que a veces muchos comuneros vendan el pedazo de tierra por una baba de dinero» contaba un comerciante originario de Mezcala al que se le desbordaba el júbilo.

La invasión sucedió en 1999 en el predio conocido como el cerro del Pandillo.

El que con engaños al ejido se apoderó de ese ecosistema privilegiado con vista al Lago de Chapala, es el empresario minero Guillermo Ibarra.

Difícil subida, como el peso de 23 años

En punto de las 11 de la mañana llegó la Guardia Nacional y en cinco camionetas las familias de Mezcala se movilizaron al predio, el cual el 28 de octubre del año 2021, el Tribunal Superior Agrario ordena como último recurso legal, la restitución de las tierras comunales ocupadas por el invasor.

Las piedras, caminos estrechos, aunado al limitado rendimiento de los vehículos, por momentos se batalló para que las y los habitantes subieran.

Sin embargo la vista del imponente vaso lacustre y de la majestuosa isla del presidio, generó en cada persona de la comunidad y quienes acompañaron, un sentimiento de lucha y pertenencia: «Venimos por lo que es nuestro, esto es para nuestro hijos y nietos» exclamó una mujer, mientras se movía de lado a lado por el camino de excesivas rocas.

Al llegar a la cima del Pandillo, se encontraron con elementos de la Guardia Nacional. La región de la ciénega se ha visto envuelta en violencia y las represalias por años, eran un temor fundado.

Júbilo y certeza al recibir justicia

Entre la fechas más importantes de la lucha y resistencia de la comunidad Coca, está que en el año 2002 Guillermo Ibarra Moreno, criminalizó a cuatro integrantes de la asamblea comunal obteniendo órdenes de aprehensión sin delitos de por medio.

En los cuatro está Don Salvador, quién actualmente se encuentra en la vejez y con andadera en mano expresó su enojo  ante el acto cometido por el empresario.

Comunero: las nuevas generaciones tienen que cuidar este triunfo ante la tentación del dinero

Fueron 20 años de desgaste para la comunidades sobretodo, también el litigio tuvo su trámite normal entre comillas, pero el verdadero desgaste es para la gente porque tuvieron que esperar 20 años para que se les hiciera justicia.

Rubén Edgardo Ávila Tena, abogado litigante en Materia Agraria
Invasión y opulencia

La restitución de 10 hectáreas consistió en ocupar la mansión que construyó el invasor; al arribar la casa se encontraba con ganado caprino, restos de madera, muebles rotos afuera de la vivienda.

El balcón de madera de la segunda planta, tenía sus tablones sueltos lo que dificultaba el paso de los habitantes que se encontraban inspeccionando la casa de quien en algún momento del alegato judicial, se hizo llamar comunero.

Pilas de libros eran colocado a un costado de la vivienda de fachada a base de piedra.

No dejó de llamar la atención a José Luis Claro Rosales, hijo de un comunero que apareció el libro La Conquista de México de Hugh Thomas; «una incongruencia la de este hombre» declaró Claro Rosales, el cual pidió ser retratado con el libro.

Finalmente, tras recuperar las 10 hectáreas, la comunidad indígena se reunió para gritar al unísono:

¡La tierra no se vende, se ama y se trabaja!

¡Viva Mezcala!

Mezcala: la tierra volvió a sus dueños

Poema Movimiento Insurgente en voz de las nuevas generaciones de Mezcala

Como se adelantó en octubre de 2021, los planes de la asamblea comunal, es que de la invasión resurja la esperanza del nunca más, con una universidad para las y los jóvenes de Mezcala: Universidad de la Tierra. cómo símbolo y ejemplo de la lucha que se ha dado.

Este periodismo es independiente en lo editorial y financiero. Estamos comprometidas a publicar contenidos éticos, novedosos, críticos y con un enfoque de derechos humanos.

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este medio y sus proyectos. Aunque el acceso a nuestro sitio web se mantendrá abierto sin costo, puedes gratificar y reconocer a quién consideres oportuno:

Por favor déjanos conocer tus opiniones sobre lo que leíste o escuchaste ¿Es #PeriodismoParaUsarse?.

También puedes hacer una donación (monetaria o en especie) a la Asociación Civil, vía perimetral.press@gmail.com

Diego Ochoa Sanabria

Periodista. Me gustan los temas deportivos y sociales.

Periodista. Me gustan los temas deportivos y sociales.

Relacionados

Del dato al relato
Gratificaciones PerimitralGRATIFICACIONES