Magdalena, tierra de desplazadas

Desde hace cuatro años la comunidad tsotsil en Aldama, Chiapas, sufre agresiones de grupos de civiles armados. Las mujeres son la mayoría de las personas desplazadas. A una semana de los más recientes ataques, siguen esperando que la autoridad llegue a garantizar su derecho al hogar, a la seguridad

Texto, fotos y vídeo: Luis Enrique Aguilar*

Chiapas.- Casas abandonadas, sin paredes ni techo, y otras semihabitadas, con heridas de balas de armas de alto calibre.

Este es el paisaje que se devela en las montañas de los Altos de Chiapas, específicamente en las comunidades Xuxchen y Koko’, dos de las 13 comunidades del Pueblo Maya Tsotsil de Aldama bajo asedio de grupos civiles armados de corte paramilitar procedentes de Chenalhó.

El desplazamiento forzado que enfrentan las familias tsotsiles de Aldama es continuo, difícil de cuantificar, pues la población abandona sus casas y después cuando baja el riesgo o aumenta el hambre, regresan a sus hogares. También hay quienes llevan de 4 a 2 años sin volver.

Algunas mujeres de Magdalena, como ancestralmente se llama este territorio, cocinan en las canchas de basquetbol y voleibol de manera comunitaria, a raíz del desplazamiento. En las canchas encuentran su refugio comunitario, en menor riesgo porque están alejadas de los descampados.

Hay otras, sin embargo, que permanecen en el monte resguardadas, que no hay podido salir de ahí.

Breve repaso de un conflicto

En mayo de 2016 comenzó el desplazamiento forzado de población de Magdalena, provocado por ataques de grupos civiles armados de corte paramilitar procedentes de Manuel Utrilla, Santa Martha, municipio de Chenalhó. En esa fecha 115 comuneros fueron despojados de sus tierras, las 60 hectáreas que devienen en un conflicto ocasionado por la Secretaría de la Reforma Agraria desde 1975.

Siete familias fueron desplazadas por un grupo armado que incursionó y las atacó. La agresión consistió además en quema de casas, robos y destrucción de cultivos, entre otro delitos que se encuentran denunciados en una carpeta de investigación ante la Fiscalía General del Estado de Chiapas.

En febrero de 2018 escalaron los hostigamientos con el asedio a 5 comunidades: Tabak, Koko’, Cotsilnam, Tselejpotobtik, Xchuch te’, Puente y la cabecera municipal de Aldama.

Desde hace cuatro años, las autoridades del gobierno de Chiapas no ejercieronacción penal -desarme y detención– en contra del grupo invasor, dejando crecer la violencia en esta región de Los Altos de Chiapas.

Te invitamos a continuar leyendo esta nota en el sitio de Pie de Página:

*Este texto e imágenes fueron distribuidas por el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas el 25 de agosto del 2020. Si quieres apoyar a las comunidades desplazadas de Aldama firma la Acción Avaaz: https://bit.ly/3aUpsB3

En Pie de Página nos importa la información que tiene que ver con la gente, que explica las causas y consecuencias de las decisiones de los grupos de poder en su vida cotidiana, pero que también abre espacios para la reflexión, la búsqueda de soluciones y la vinculación con los mecanismos de cambio.

Deja tus comentarios

Relacionados