Madre reconoce a hijo desaparecido, un año después IJCF pide enviar ADN a Estados Unidos

En el jardín del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses sigue el campamento de familias en busca de personas desaparecidas.

El campamento sirve de fortaleza entre quienes buscan y se exhibe la burocracia de Ciencias Forenses sobre el resguardo de personas exhumadas sin identificar.

Un año identificado, pero alargan el duelo

Magdalena ocupó el sábado para un trámite que no entendía: el traslado de los restos de su hijo a un laboratorio en Estados Unidos.

Su hijo tenía 18 años cuando fue desaparecido el 11 de marzo de 2020.

Ya pasó más un año queriendo recuperar a su hijo a quien ya identificó a través de su saliva que coincidió con el ADN del ignoto encontrado en una fosa en El Salto.

Sin embargo tuvo que volver para autorizar el envío del ADN sobre los restos de su hijo a un laboratorio a Estados Unidos

Carpeta de investigación sin resultados

El joven fue sustraído del domicilio de su ex esposo. Cuenta que el joven fue subido a la fuerza a un automóvil blanco junto con otras tres personas en la colonia Constitución en Zapopan.

Las otras tres personas aparecieron sin vida y fueron indetificados con señales de tortura meses después; uno de ellos era un menor de edad. 

Los problemas después de la desaparición incrementaron con la denuncia; recibió una llamada anónima con amenazas que exigía dejara de investigar y la retirara en la Fiscalía del Estado.

“Luego luego ese día me enteré que habían levantado a mi hijo en un carro blanco, ese mismo día yo fui a levantar la denuncia, pero deje de ir porque comencé a recibir llamadas anónimas, no me decían quienes eran ni nada, pero era voz de hombre y eran amenazas de muerte en que si seguía yendo a la fiscalía iban a levantar a mi familia en menos de una noche”.

Aunque ella identificó pulseras y collares similares a los que solía utilizar su hijo y la prueba de ADN dio positivo, le han negado la entregar de los restos.

Como todas, buscó por su cuenta

Mientras tanto buscó en comisarías y hospitales sin resultados. Ella es otra madre que se vuelca en trámites y llamados de Forenses pero sin esperanzas.

“Me duele mucho y que Dios nos dé fuerza, pero gracias a Dios ya vamos a descansar, ya vamos a descansar toda la familia porque ya lo hayamos, ya lo vamos a tener en un lugar seguro porque tantas mamás que habemos en el Semefo y no más no los hayamos”.

Te puede interesar: Jalisco, epicentro de búsqueda en vida de personas desaparecidas

Cuando salió de Ciencias Forenses se unió al campamento. Fue escuchada, recibió opiniones y empatía. Días tras día las mujeres en su mayoría, a diferencia del insensible trato que reciben dentro del edificio donde hay crisis forense, las familias siguen visibilizando el mayor problema de Jalisco: 13 mil personas desaparecidas.

Foto: Elizabeth Getse Barrera. Fecha de publicación: 7 de julio 2021.

Periodista en Decisiones. Fui reportero de Radio Universidad de Guadalajara en Ocotlán, produjo y condujo Alto Rendimiento, programa especializado en deportes, fui coeditor web en El Diario de México en la CDMX. Soy aficionado de los deportes y trabajo temas medioambientales, políticos y de denuncia social. Me gusta la cultura pop.

Deja tus comentarios

Relacionados