Las muertes silenciosas de infantes bajo la custodia del Estado

Al menos 10 menores de edad bajo custodia del DIF Estatal han fallecido en hospitales o albergues de 2016 a la fecha, sin que sus muertes hayan sido investigadas para descartar omisiones o maltratos de quienes lo tenían bajo sus cuidados

Por: Itzel Ramírez

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Ajenos a los cuidados familiares y con el Desarrollo Integral de la Familia del estado de Chihuahua (DIF) como la institución encargada de su custodia, diez niños y niñas murieron en la entidad durante los últimos cinco años, sin que ninguna autoridad haya investigado las causas de su fallecimiento, para descartar omisión de cuidados o violencia en contra de ellos.

Los menores de edad perecieron por diferentes razones, que van desde padecimientos como la leucemia, hasta el ahogamiento con alimentos. Las edades van desde un recién nacido hasta una adolescente de 17 años, de acuerdo con los datos proporcionados por el DIF a La Verdad, a través de una solicitud de información.

Salvo tres muertes que tuvieron lugar en un hospital público, los fallecimientos sucedieron en centros de asistencia social privados, a los que el Desarrollo Integral de la Familia estatal les brinda un estipendio por el cuidado de cada menor de edad ahí resguardado.

Para 2019, el presupuesto destinado a los centros de asistencia social privados fue de 11 millones 240 mil 136 pesos, mientras que para los centros públicos, denominados casas hogar, el monto ascendió a 23 millones 598 mil 878 pesos, informó el DIF.

Aunque legalmente la institución era la responsable de la guarda y custodia de cada una de las niñas, niños y adolescentes fallecidos, ninguna de las defunciones ameritó investigación penal de la Fiscalía General del Estado ni averiguaciones al interior del DIF o de las organizaciones privadas donde vivían los menores, una situación justificada por Teresita Fuentes Vélez, directora de la institución.

Estos fallecimientos ocurrieron con niños tutelados que presentaban alguna discapacidad, normalmente estas son difíciles ya de entrada, es lo que yo podría decir, que sí fallecieron en estos centros y que las causas son diversas y es lamentable ciertamente, pero es atribuible a su condición médica, no es atribuible a omisión de cuidados o violencia en contra de ellos. Es la condición médica que ya presentaban”, explicó Fuentes Vélez en entrevista.

El registro entregado por el DIF muestra que cuatro de las diez muertes sucedieron en menores de edad que vivían en el albergue Los Ojos de Dios, ubicado en Ciudad Juárez y especializado en la atención de población con discapacidad.

La primera muerte dentro del centro Los Ojos de Dios data de enero de 2016, cuando un adolescente de 13 años falleció de tromboembolia pulmonar, epilepsia y parálisis cerebral infantil; la segunda, de octubre de 2017, cuando una adolescente de 17 años falleció por un choque hipovolémico; luego una más en enero de 2018, de un adolescente de 15 años con choque séptico, sepsis sin régimen aislado, falla renal aguda y neumonía como causas de muerte; y un mes más tarde, un bebé de tres años murió en el mismo albergue por un infarto agudo al miocardio.

Consultada sobre los fallecimientos, Patricia Silis, fundadora, directora y representante legal del albergue, respondió que debido a que los casos se referían a personas de tutela pública, correspondía al DIF brindar la información relacionada con los fallecimientos.

Las otras muertes dentro de albergues sucedieron en otros, una en el Centro Santa María, también ubicado en Juárez, donde un adolescente de 12 años perdió la vida en abril de 2016 por asfixia por broncoaspiración de restos alimenticios; otra en el Centro de Vida Independiente, ubicado en el Estado de México, donde en septiembre de 2019 un adolescente de 15 años bajo custodia del DIF Chihuahua perdió la vida por una falla intestinal; y otra más en el albergue Granja Hogar, en Ciudad Juárez, donde una niña de dos años falleció por neuropatía crónica y neumonía nosocomial, es decir, adquirida en un hospital.

Las muertes acontecidas en hospitales públicos ocurrieron todas en el Hospital Infantil de Especialidades de Chihuahua, una en abril de 2017 cuando una adolescente de 14 años falleció por choque mixto, leucemia mieloide aguda y colitis neutropenia; otra en mayo de 2017 de un recién nacido, del que no se identifican causas ni sexo; y otra más en agosto de este año, de una niña de once años que murió por una apendicitis complicada, perforación intestinal, sepsis abdominal y absceso en hueco pélvico.

En el caso de la apendicitis, una afección que identificada y tratada a tiempo no es letal, Fuentes Vélez refirió que era necesario revisar a detalle el expediente médico para determinar la razón del fallecimiento.

“Si es complicada, a lo mejor sí (es letal). Fue una apendicitis complicada, habría que ver en realidad todo el expediente médico, qué antecedentes habría en esa causa”, refirió.

En todos los casos, explicó la funcionaria, las muertes se reportaron al Ministerio Público, instancia que determinó no iniciar ninguna investigación.

“No hemos sido retroalimentados en el sentido de que sí ocurrió algo más grave”, expresó.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de La Verdad:

Sitio periodístico situado en la frontera norte de México, en una ciudad que ha presenciado todo: Ciudad Juárez.

Deja tus comentarios

Relacionados