Gobierno local «desaparece» de censos a damnificados

Damnificados Unidos, la organización de vecinos de la Ciudad de México afectados por el sismo del #19S, acusa al gobierno de Claudia Sheinbaum de haber reducido el número de edificios reconocidos como dañados por el temblor de hace 3 años. Más de 600 familias aún no pueden regresar a sus hogares

Texto y foto de apertura: Arturo Contreras Camero
Galería fotográfica : Roberto Hernández Guerrero

Ciudad de México.- “Cuando menos vi, yo ya no estaba en su censo de damnificados». Así lo cuenta Eduardo Escamilla, un electricista de la alcaldía Xochimilco cuya casa se vino abajo en 2017. «Yo estaba en la plataforma de reconstrucción y me bajaron”. “Nunca se presentó un inspector a mi vivienda para ver cómo se hacían los procedimientos para la reconstrucción». Y agrega. «También tenía el apoyo de rentas pero me lo quitaron”. 

A tres años del sismo, Eduardo marcha rumbo al Zócalo de la Ciudad de México junto con padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa y con representantes del Movimiento 2 de octubre de 1968. Todos piden verdad y justicia; como demuestran sus luchas, es algo que en México puede llegar a tardar décadas. 

El caso de Eduardo es parecido al del resto de damnificados que perdieron sus casas y que hoy marchan con él. Unos días antes la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum presumió que de los 7 mil 774 inmuebles dañados ya entregó más de 2 mil 870 casas rehabilitadas, entre condominios de departamentos y casas unifamiliares. Sin embargo, Damnificados Unidos asegura que hay muchos más inmuebles dañados. 

Números que «se desvanecen»

“Lo que hemos dado a notar es que el balance a estos tres años, aún teniendo familias en la calle, es negativo. Aún siendo ciertas las cifras del gobierno, apenas nos acercamos al 30 por ciento de casas y edificios reparados en el oriente de la ciudad. A ese ritmo tendrían que pasar otros 6 años para terminar la reconstrucción de la ciudad”, dice Francia Gutiérrez, quien vivía en el Multifamiliar de Tlalpan, una unidad habitacional fuertemente afectada. 

Según datos presentados por Damnificados Unidos, actualmente en la nueva plataforma de la reconstrucción del gobierno se contabilizan 7 mil 774 inmuebles afectados, una cifra que integra 4 mil 479 casas menos que los que mostraban en ese portal hasta hace unos meses. Si la cifra se compara con el recuento de daños publicado en la Gaceta de la ciudad del 5 de febrero de 2019, faltan más de 17 mil casas. 

Javier Ibarra vivía en un condominio de departamentos ubicado en Avenida del Taller 21, mismo que presentaba daños estructurales desde el sismo de 1985 y por lo mismo estaba en trámites para que el Instituto de Vivienda de la ciudad lo expropiara y lo reparara, pero a raíz del sismo del 2019, todo quedó a la deriva. 

“Hemos estado teniendo reuniones con César Craviocho de manera individual; pero después de 7 meses de reuniones virtuales, el nivel de compromiso de las autoridades empezó a bajar”, dice Javier. En tono de burla cambia el apellido de Cravioto para que suene más parecido a Pinocchio, todas las personas abanderadas bajo Damnificados Unidos así lo nombran. 

Desde el inicio de la pandemia la jefa de Gobierno interrumpió las mesas de diálogo con los damnificados bajo el pretexto de la contingencia; sin embargo María Teresa González, que vivía en el edificio de Chihuahua 219, en la colonia Roma Norte, asegura que el motivo es otro. 

“Fue después de una entrevista que tuvieron unos compañeros en la televisión, o en el radio, no recuerdo, a partir de eso, que denunciaron la falta de acciones, la jefa de gobierno se encaprichó y se salió de las mesas”. 

El edificio donde vivía María teresa ya no existe, ni siquiera las ruinas. Fue demolido para su reconstrucción, misma que debió de haber quedado listo el pasado 5 de septiembre, según las primeras promesas de las autoridades, sin embargo, hasta ahora, solo hay un predio vacío. 

“Nos han cambiado las constructoras como han querido”, cuenta. “Estamos en la tercera, pero siempres es igual cuando están a punto de iniciar con las obras, nos la cambian sin dar explicación. Yo creo que es lo que tienen que estar haciendo para jinetear el dinero. Están atrasando y atrasando, pero mientras, las empresas les están cobrando las fianzas y nosotros seguimos en la calle”. 

El día que la tierra se movió

El 19 de septiembre de 2017, la Ciudad de México sufrió un terremoto de magnitud 7.1 en la escala de Ritcher. Justo el mismo día que el histórico sismo de 1985. Durante las primeras horas, al igual que 32 años antes, la población se volcó a las calles a ayudar. Esta galería fotográfica da cuenta de los daños de hace tres años, y la gente buscando cómo ayudar.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de Pie de Página:

En Pie de Página nos importa la información que tiene que ver con la gente, que explica las causas y consecuencias de las decisiones de los grupos de poder en su vida cotidiana, pero que también abre espacios para la reflexión, la búsqueda de soluciones y la vinculación con los mecanismos de cambio.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...