Violencia contra las mujeres: “Si en el discurso no se reconoce, mucho menos en las acciones”

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró este martes que México es un país de derechos para las mujeres, sin embargo, un grupo de madres de víctimas de feminicidio lleva 10 días en un campamento frente a Palacio Nacional, con la exigencia de reunirse con el mandatario de un gobierno en el que siguen topándose con pared en la búsqueda de justicia 

Texto y fotos: María Ruiz

Ciudad de México.- Un sonido de trompetas militares rompe el bullicio del Zócalo de la Ciudad de México. Es el antecedente de la salida de Palacio Nacional del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

A diferencia de otros días, el mandatario no viaja en su característico Jetta blanco. Esta martes sale en una camioneta negra desde donde baja la ventana y saluda. La gente alrededor tarda en darse cuenta que la mano que les está saludando es del presidente. La camioneta avanza y algunos intentan alcanzarlo, pero el momento es tan efímero que desaparece pronto entre el tráfico.  

Tan cerca y tan lejos, a solo unos pasos,  familias de víctimas de feminicidio, que buscan entablar diálogo con él, mantienen un plantón. Lidia Florencio aguarda firme. Lleva nueve días viviendo en una casa de campaña a la espera de lograr que las familias de víctimas de feminicidio se encuentren con el presidente. 

«Hemos visto que en otras luchas como la de los 43 (normalistas de Ayotzinapa) o los niños de la Guardería ABC sí tienen un diálogo con él. Sin embargo con las familias de víctimas de feminicidio ha rehuido a esa responsabilidad. Es algo grave que no sólo se vive en un estado, es a nivel nacional y queremos que vea la situación que se está viviendo», expresa la señora Florencio.

La semana comenzó con la noticia de que el gobierno federal cancelaría el presupuesto de la Alerta de Género en varios estados, incluyendo el Estado de México, uno de los más peligrosos para ser mujer. En esa entidad, fue asesinada Diana Velazquez Florencio, hija de Lidia Florencio. Este martes, durante la conferencia matutina, dos periodistas preguntaron al presidente cuál había sido la razón de la cancelación de este presupuesto y por qué el gobierno le ha fallado a las mujeres para que vivan una vida libre de violencia. El presidente contestó: 

“No estamos abandonando a las mujeres, estamos protegiendo a las mujeres, se está castigando a los que asesinan mujeres, el feminicidio. No hay disminución del presupuesto, nunca se había protegido tanto a las mujeres de México como ahora. En México no se violan derechos humanos, antes el Estado mexicano era el principal violador de los derechos humanos, ya no es el México de antes. […] Este gobierno lo que está procurando es que no haya desigualdad económica y social”.

Por la tarde de este martes, la Secretaría de Gobernación anunció que el presupuesto del 2020 destinado a la Alerta de Género no se recortará en ninguno de los estados. 

Para Lidia Florencio hay una contradicción constante en los discursos de López Obrador entorno a la violencia feminicida:

“Primero da declaraciones de que la familia mexicana es de las más unidas y después dice que no, que (la violencia) se debe a la desintegración familiar. No es congruente con sus declaraciones», señala.

Falta de compromiso

La abogada del Observatorio Nacional de Feminicidio, Ana Yeli Pérez, observa que las declaraciones del presidente como la de este martes son desafortunadas y hablan de un desconocimiento del tema, pero también de una falta de compromiso de quienes están al frente de las instituciones que se encargan de garantizarles a las mujeres una vida libre de violencia. El ejemplo que pone es el de la excomisionada del Instituto Nacional de las Mujeres, Candelaria Ochoa, de quien pidieron su renuncia por la omisión de sus obligaciones.

“Claro que muchas (posturas del presidente) son de él, pero también, si las titulares de estas instancias no tienen claridad en la política o no tienen la capacidad de incidir en presidencia son lógicas las reacciones que se han manifestado. No es desconocido que (el presidente) no tenga conocimiento en el tema y que tiene resistencias, pero también quien está encargada (de estas instancias), al no saber cómo subsanar, reafirma lo que ya sabemos del presidente. Eso ha sido parte de lo desafortunado”, explica la abogada. 

En cuanto al discurso sobre la familia y la cultura machista señala que este tipo de declaraciones parecieran regresar las violencias a lo doméstico y añade un pensamiento:

“Se sigue viendo la violencia como algo del ámbito privado. Aún en lo doméstico es un problema del Estado y (éste) tiene obligaciones que emanan de los compromisos que México ha firmado, entre ellas, la obligación de cambiar la cultura machista”, expresa Pérez.

La abogada feminista menciona que es importante resaltar que a los discursos de la 4T les falta perspectiva de género e interseccionalidad y que esta resistencia a aceptar que existen las violencias feminicidas lo que hace es perpetuarlas. Ante la prioridad del gobierno por erradicar la violencia, explica que dentro de las poblaciones más pobres, las mujeres son las más vulneradas.

“Se sigue relegando un problema que sostiene a otros. El desarrollo de un país también se mide por los derechos y libertades que tienen las mujeres y en México asesinan 10 mujeres al día, ni siquiera tenemos derecho a la vida. Ese es el nivel de desarrollo que tiene nuestro país. Se cruza el tema de la pobreza, y es transversal a todas la poblaciones, pero dentro de la pobreza hay que ver los distintos rostros y entre ellos están las víctimas. Si en el discurso no se reconoce, mucho menos en las acciones. Y quienes ya vivieron un hecho (violento) son parte de la población más vulnerable y nadie les está garantizando la sobrevivencia”, denuncia la abogada.

Continúa leyendo esta nota en el sitio de Pie de Página:

https://piedepagina.mx/violencia-contra-las-mujeres-si-en-el-discurso-no-se-reconoce-mucho-menos-en-las-acciones/

En Pie de Página nos importa la información que tiene que ver con la gente, que explica las causas y consecuencias de las decisiones de los grupos de poder en su vida cotidiana, pero que también abre espacios para la reflexión, la búsqueda de soluciones y la vinculación con los mecanismos de cambio.

Deja tus comentarios

Relacionados