Sin apoyos, comunidades urbanas Rarámuri enfrentan aislamiento por Covid-19

En riesgo las familias Raramurí en contextos urbanos. La mayoría de esas familias viven al día. Su motor son mujeres que trabajan como empleadas domésticas en dos o más hogares, lo que las deja sin posibilidad de ahorrar para una emergencia en caso de perder su empleo

Texto y fotos: Adriana Esquivel

Chihuahua.- Resguardarse en sus casas mientras avanza la segunda fase del Covid-19, no ha sido fácil para las familias rarámuri de las 17 comunidades urbanas de la capital.  

La mayoría de esas familias viven al día. Su motor son mujeres que trabajan como empleadas domésticas en dos o más hogares, lo que las deja sin posibilidad de ahorrar para una emergencia en caso de perder su empleo.

Niñas jugando básquetbol en una cancha

Su otra fuente de ingreso son las maquiladoras, sin embargo, esta industria fue la primera en ajustar sus operaciones para evitar contagios: cerraron sus líneas, redujeron sus jornadas y, en consecuencia, el salario de sus trabajadores.

“Estamos de acuerdo en que tenemos que estar en casa, pero muchos vivimos al día… Trabajamos en casa y ya nos descansaron. En las maquilas de perdida les van a pagar la mitad, pero no alcanza. Vivimos con adultos mayores y niños, somos familias grandes”, comentaron.

Preocupadas por la situación, denunciaron a Raíchali que tampoco tienen un apoyo por parte del estado o el municipio para garantizar su alimentación durante la contingencia.

Aunque han externado el problema a las gobernadoras de las comunidades, mencionaron que, hasta el momento, ellas tampoco han recibido una respuesta favorable por parte de las autoridades municipales y estatales.

“Nos mandan mucha información, pero no vivimos de eso. Muchos nos preguntamos si no nos van a apoyar, vemos en las noticias que hay otros estados donde sí están ayudando, acá no sabemos qué va a pasar”, expresaron.

Sólo en la comunidad urbana Carlos Arroyo, viven cerca de 70 familias, 50 más en San Jorge, 35 en Sierra Azul y el mismo número en Cerro de la Cruz.

En el Díaz Infante estiman que viven 40 familias mientras que en el asentamiento Oasis, hay cerca de 100, la mayoría de entre cinto y hasta 10 o más integrantes.  

Una semana después, preparan apoyos
para madres solteras y adultos mayores

En tanto, el Departamento de Asentamientos Indígenas Urbanos de la Comisión Estatal de Pueblos Indígenas (Coepi), informó que ya preparan apoyos en especie para apoyar a las familias.

Como primera etapa, se explicó que entregarán despensas en las comunidades urbanas y se dará preferencia a las madres solteras, adultos mayores y hogares con más niños y niñas.

El anuncio oficial se realizará en los próximos días por parte del Gobierno del Estado y se espera que en breve se lance un programa integral de atención para la contingencia.

¿Cómo va Chihuahua en
la atención al Covid-19?

En la segunda fase se busca la dispersión comunitaria para evitar contagios, por lo que se decretó la suspensión de clases y la operación de centros comerciales, bares, casinos, restaurantes, iglesias, centros turísticos, teatros y cines.

Además, se estableció que quienes incumplan con las disposiciones contenidas en el decreto, serían investigadas por el delito de “peligro de contagio”, el cual está previsto en el Código Penal del Estado y se sanciona con hasta cuatro años de cárcel.

De acuerdo con el último reporte de la Secretaría de Salud, en Chihuahua hay seis pacientes contagiados. De las pruebas que han aplicado hasta el momento, la dependencia ya descartó 31 casos.

Raíchali es un medio independencia de Chihuahua. Su nombre proviene del significado en rarámuri de "palabra" porque centra su información en contar historias y sucesos que tienen que ver con los pueblos indígenas y las problemáticas del campo.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...