Sapal y su descarada contaminación: detectan descargas de desechos al Río Turbio

La organización Acción Colectiva detectó cinco descargas de agua de drenaje y de la curtiduría sin tratar que caen directamente a los arroyos. Ahora Sapal quiere gastar 1 mil 500 millones

Por: Soy Barrio Periodismo Ciudadano
Fotos: Acción Colectiva

León, Guanajuato.- La subcuenca del Río Turbio recorre ocho municipios de Guanajuato, pero uno de ellos mantiene una contaminación fuera de todo control.

Desde cinco diferentes puntos a lo largo del sistema de drenaje que deriva de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (Sapal), se arrojan más de 250 millones de litros de desperdicio, al día, directamente a los arroyos que alimentan ese sistema considerado auxiliar de otro más grande: la cuenca Lerma-Chapala.

Ante esto, el propio Sapal únicamente ha sostenido que afluente del río lleva aguas dentro de la Norma Oficial Mexicana. Que el módulo de desbaste trabaja correctamente. Que es necesario preparar una partida presupuestal de aproximadamente de 1 mil 500 millones de pesos para afinar el procesamiento de los residuos.

Ambientalistas y abogados que pertenecen a la organización Acción Colectiva, se dieron a la tarea de documentar lo que se perfila como un crimen ecológico contra el agua, uno de los elementos cuya escasez hace crisis en la ciudad zapatera, y que, paradójicamente se ha convertido en la justificación fundamental para presionar la obra de la Presa y Acueducto El Zapotillo en el estado de Jalisco.

Por lo anterior, presentarán denuncias ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pero además advirtieron que es alarmante que se continúen gastando recursos públicos en un Módulo de Desbaste que no garantiza su efectividad.

Para el representante de la organización, no hay duda. Sapal y los representantes de los grandes industriales en León, buscan el agua en otra entidad causando conflictos sociales y ambientales, mientras estos son los principales contaminadores de la que queda en su propio sistema hidrológico y por el que han hecho desembolsos millonarios del erario.

Contaminación descarada

El abogado y representante de Acción Colectiva, Gustavo Lozano, explicó que recibieron una denuncia anónima sobre aguas contaminadas que se vierten al Arroyo Las Mulas y que provienen de una zona industrial situada al sur-poniente de la ciudad de León. Fue entonces que el 10 de julio acudieron a documentar los hechos.

Realizaron un recorrido por las inmediaciones de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Municipales y el Módulo de Desbaste, comenzaron una investigación y lo que encontraron los dejó impactados, pues pudieron captar en cada sitio como la industria curtidora descarga aguas residuales a ríos y arroyos.

“Descubrimos cinco descargas ilegales al arroyo Las Mulas provenientes del colector industrial por el que los parques industriales deberían entregar sus aguas residuales industriales al Módulo de Desbaste”.

Explicó Las infraestructuras para el saneamiento de aguas residuales domésticas (PTAR) e industriales (MD), se ubican al sur de los parques industriales “San Crispín”, “Santa Crocce”, “San Jorge”, “Pamplona” y “Arroyo Hondo”, los cuales están ocupados en su mayoría por empresas curtidoras.

También detectaron despilfarro de recursos, pues, aunque Sapal no trata todas las aguas residuales que recibe la Planta de Tratamiento sí cobra su saneamiento. A través de un canal de demasías se desvían, hacia el Arroyo Hondo, aguas residuales sin tratar:

En época de lluvias, SAPAL desvia hasta 3,000 litros por segundo, es decir, 259,200,000 litros al día

En época de estiaje, SAPAL desvia hasta 166.66 litros por segundo, es decir, 14,400,000 litros al día.

“Los usuarios de SAPAL pagan el saneamiento de esas aguas que no son tratadas sino vertidas directamente al Arroyo Hondo contaminando el Río Turbio al que afluye (…) Sapal mezcla aguas tratadas de diferentes calidades antes de verterlas al Arroyo El Guaje”.

Expusieron que el conjunto del sistema de la Planta de Tratamiento y el Módulo de Desbaste tiene dos entradas diferentes de agua, la de uso doméstico y la industrial “pero existe una única salida de aguas, es decir, Sapal mezcla aguas tratadas con diferentes calidades antes de verterlas al Arroyo El Guaje”.

En lo que se refiere exclusivamente a las aguas provenientes de la industria curtidora, el Módulo de Desbaste es insuficiente frente a las cantidades de agua residual que produce la industria curtidora. Así lo sentenció Gustavo Lozano, quien precisó que, si bien su capacidad es para sanear 150 litros por segundo, el incremento de las industrias, lo hacen incapaz.

No solo eso. El Sitio de Disposición Final de Lodos se encuentra en abandono. Este costó 19 millones de pesos y fue inaugurado el 26 de enero de 2016 por el alcalde Héctor López Santillana, junto al entonces presidente del Consejo Directivo de Sapal, Pedro González; le estimaron una vida útil de 18 años y capacidad para almacenar 1 millón 378 mil 446 toneladas.

“(Ahora) Constituye no sólo un fraude hacia los usuarios que también pagan por él, pero, sobre todo, un foco de contaminación e insalubridad para las poblaciones cercanas”.

Otra inversión multimillonaria tomada del erario…

“Actualmente, el agua que sale de las plantas de tratamiento que opera Sapal cumple con la Norma Oficial Mexicana NOM-003-SEMARNAT para las aguas residuales tratadas que se reúsen en servicios al público”, así respondió Sapal en un comunicado enviado luego de la difusión de la investigación realizada por Acción colectiva, sin precisar algún estudio.

Sostuvo que cuenta de manera permanente con un Programa de Regulación Ecológica “al que los industriales se están sumando” y que destinarán alrededor de 1 mil 500 millones de pesos, en la reconfiguración de sus plantas de tratamiento y la ampliación de su red de distribución de agua tratada, en el transcurso de los próximos 18 meses.

“El objetivo es incrementar los estándares en el tratamiento de aguas residuales y su aprovechamiento para reusarlas en actividades agrícolas, industriales y de riego a áreas verdes”, indicaron el comunicado.

Sin embargo, Gustavo Lozano recordó que hace menos de dos años, el 4 de septiembre del 2018, Sapal le informó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)

“… la infraestructura no ha llegado al final de su vida útil y que se encuentra en buenas condiciones de operación, se propone un tratamiento inicial en el Módulo de Desbaste para tratar la mitad del gasto medio determinado en los capítulos anteriores e igual a 300 lt/s, es decir, las estructuras que compondrán la ampliación del tren de tratamiento tendrán la capacidad de trata un gasto medio de 150 lt/s.”

Esto fue a través de la Manifestación de Impacto Ambiental por la que solicitó la autorización del “Proyecto ejecutivo, construcción, equipamiento electromecánico y puesta en marcha de las obras de Entrega de aguas residuales al Módulo de Desbaste de la Planta de Tratamiento Municipal de la Ciudad de León, Gto”, identificada con el número 11GU2018UD133.

Para los activistas, estas decisiones las toma un Consejo Directivo de Sapal que está completamente desequilibrado, con tres representantes del Ayuntamiento, una representación sindical, dos de instituciones educativas privadas, el Colegio de Ingenieros Civiles de León, y el resto de los miembros asociados a intereses corporativos.

En suma, no garantiza una toma de decisiones que asegure el bien común de la población, por el peso excesivo que tienen los representantes del sector industrial y comercial, ligado a la industria de la curtiduría.

Para digerir detalle a detalle, aquí te dejamos la presentación completa de Acción Colectiva:

LOS PRINCIPALES CONTAMINADORES DE LA CUENCA DEL RÍO TURBIO 

PERIMETRAL- Periodismo para usarse, fomenta una red de medios independientes que dan cobertura a la agenda social, política y cultural en el estado de Jalisco

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...