Eliminar fideicomisos que atienden a víctimas arriesga sus vidas, alertan

Integrantes de organizaciones defensoras de derechos humanos rechazaron la desaparición de los fideicomisos que se destinan para la atención a víctimas de la violencia y protección a periodistas y defensores. No hay otro mecanismo que garantice que los recursos les sean entregados, advierten

Texto: Reyna Haydee Ramírez
Fotos: Cámara de Diputados

Ciudad de México.- Organizaciones defensoras de Derechos Humanos se pronunciaron hoy en contra de la desaparición de los fideicomisos de Atención a Víctimas y de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Las organizaciones Fundar, Periodistas de a Pie, Artículo 19 y Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A,C (CMDPDH) coincidieron en señalar que se trata de una medida regresiva, sin claridad de cómo se reasignará el recurso al desaparecer los fideicomisos.

En conferencia de prensa, Ángel Ruiz, representante de la organización Fundar, explicó que si bien ambos fideicomisos requieren modificaciones, es necesario que se mantengan y sería muy grave que desaparecieran.

“Por la naturaleza de las cuestiones que se están atendiendo, atenciones, ayudas, reparaciones a víctimas o medidas de atención urgente a víctimas, no hay otro mecanismo que pueda asegurar la suficiencia presupuestal necesaria para para poder garantizar estos recursos”, advirtió.

Los fideicomisos no están sujetos a lo presupuestario, indicó, el recurso que se recibe no se tiene que regresar si no se ejerce, queda como un fondo, contrario a lo que pasa cuando el gobierno federal destina directamente recursos, que si no se gastan hay que regresarlos.

“Son sumamente necesarios, en momentos de crisis económica, o en momento que no se tiene liquidez”, dijo.

En el caso del fideicomiso para periodistas y defensores de derechos humanos hay la participación de un consejo consultivo que vigila y sugiere cómo usar los recursos.

La gravedad de la desaparición de estos fideicomisos, explicó, radica en que no está claro qué pasará o cómo se reasignarán nuevos recursos para que cumplan con su función, tanto el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas como la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Destacó que los procesos de extinción de fideicomisos no son claros. Lo que saben es que en el momento en que se extinguen los recursos pasan a la Tesorería de la federación.

“No hay garantía de cómo ni cuándo va a ser posible que esos recursos se reasignen a las dependencias”, expone.

“Se tienen que hacer más transparentes, se tienen que fortalecer, pero no extinguir”, destacó el representante de Fundar.

El investigador reconoció la existencia de ciertos conflictos que tienen los fideicomisos.

Candados a la CEAV

Nancy López, de la CMDPDH, explicó que la reforma elimina el artículo 6, fracción 8,  de la Ley de Atención a Víctimas, que limita a la CEAV y la convierte en un ente que sólo elaborará dictámenes de atención y reparación.

“Con esta reforma las víctimas deberán presentar una solicitud de ayuda, asistencia y reparación, que tras ser dictaminada por la CEAV será sujeta a los recursos autorizados, sujetos a disponibilidad presupuestaria.

La CEAV operaba un fondo que por la misma Ley no podía ser disminuido, que brindaba atención a las víctimas, que contemplaba alimentación o alojamiento para personas en situación de extrema vulnerabilidad, como un medio de subsistencia.

El Fondo de Ayuda, Asistencia y Atención y reparación Integral a Víctimas se operaba de manera ágil, aseguró Nancy López, y a los beneficiarios les permitía poder desplazarse para atender asuntos legales, incluso participar en diligencias de búsqueda o reconocimiento de personas, peritajes.

Actualmente hay 30 mil personas inscritas en el Registro Nacional de Víctimas que requieren de un fondo económico.

Te invitamos a continuar leyendo esta nota en el sitio de Pie de Página:

En Pie de Página nos importa la información que tiene que ver con la gente, que explica las causas y consecuencias de las decisiones de los grupos de poder en su vida cotidiana, pero que también abre espacios para la reflexión, la búsqueda de soluciones y la vinculación con los mecanismos de cambio.

Deja tus comentarios

Relacionados

El agua que nadie ve

Las aguas subterráneas son casi invisibles; si a eso se le suma una clasificación poco clara de los usos que se les da al ser concesionadas y la...