Día de las especies amenazadas: 665 están en peligro crítico de extinción en Sudamérica

  • La reducción de los hábitats, la caza y el tráfico de especies figuran entre los mayores riesgos de la fauna silvestre.
  • Jaguares, osos de anteojos, tiburones, tortugas, cóndores y parabas figuran entre las especies más amenazadas.

América Latina y el Caribe albergan la mayor biodiversidad del planeta. Regiones donde además están seis de los países con mayor biodiversidad en el mundo: Brasil, Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela. Pero también enfrenta serias amenazas que ponen en riesgo a esta biodiversidad.

Según la Lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), solo en América del Sur se han evaluado 14 060 especies bajo los criterios de riesgo y de ellas 4445 se encuentran como amenazadas de extinción, y la cifra de las que corren mayor riesgo llega a 665 especies, es decir, aquellas que están en Peligro Crítico.

La Lista roja de la UICN actualizada en agosto de 2019 menciona entre las especies más amenazadas en América Latina a la vaquita marina (Phocoena sinus), el mono nocturno andino (Aotus miconax), la iguana española de rinoceronte o iguana cornuda (Cyclura cornuta), y la Rana Patagonia (Atelognathus patagonicus).

Especies emblemáticas en la región como el jaguar, el oso de anteojos, el cóndor o las tortugas también enfrentan serias amenazas, principalmente por la desaparición de sus hábitats, pero, además, por la caza y el creciente negocio del tráfico de especies.

De acuerdo con la investigación Vida silvestre en el aire: tendencias de tráfico a tener en cuenta en América Latina y el Caribe de las organizaciones Traffic y C4ADS, que acaba de ser publicada, México, Brasil y Colombia registran el mayor número de casos de tráfico de vida silvestre vía aérea.

Un jaguar en Belize, país con creciente tráfico de esta especie. Foto: Lynn M. Stone / WWF.

Esta situación que enfrenta el planeta, llevó a un grupo de activistas a declarar como el Día de las Especies Amenazadas el tercer viernes de mayo de todos los años.

Lee más | La hoja de ruta del jaguar | Una historia gráfica sobre el gran felino de América

El tráfico de especies: un problema que mueve millones de dólares

«Se calcula que el tráfico de especies silvestres mueve 10 000 millones de dólares anuales», dice Jessica Pacheco, del Programa Bosques y Agua Dulce de World Wildlife Fund (WWF) de Ecuador. Por lo tanto, agrega Pacheco, los gobiernos latinoamericanos deben identificar cuáles son las rutas que se utilizan para el tráfico.

En octubre de 2019 se realizó la primera Conferencia de Alto Nivel de las Américas sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre en la que se declaró a esta actividad ilegal como crimen organizado.

Los monos están entre las especies más amenazadas por el tráfico de fauna silvestre. Foto: ATFFS en Puno.

En esa cita, 20 países de Latinoamérica firmaron la Declaración de Lima y se comprometieron a adoptar las 21 acciones definidas en la cumbre para luchar contra esta actividad ilegal.

Pacheco menciona que en Latinoamérica se está buscando identificar las rutas que se utilizan para el tráfico de vida silvestre con un enfoque a nivel de especies sombrillas o emblemáticas como el jaguar, el delfín, los monos y las tortugas.

La investigadora de WWF menciona también que especies de guacamayas, tortugas y monos figuran entre los más perseguidos por los traficantes. Solo en Ecuador, señala Pacheco, existen 532 especies incluidas en la lista de Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que restringe su comercialización, entre ellas bagres y el paiche, sin embargo, agrega, el país no cuenta con ninguna ley sobre pesquerías amazónicas.

«Cada vez más se entiende que el tráfico no es local, sino transnacional», señala Rosa Vento, especialista del programa Tráfico de Vida Silvestre de Wildlife Conservation Society (WCS) Perú, quien cita como ejemplo de este negocio internacional los decomisos que se han hecho de la tortuga matamata, de la que existen dos especies: chelus fimbriata y chelus orinocensis.

La carranchina es una de las especies de tortugas continentales más amenazadas en América Latina. Foto: Pato Salcedo /WCS

Ambas especies tienen las mismas característica por lo que se pensaba, hasta hace unos años, que se trataba de la misma especie, sin embargo, análisis genéticos determinaron que la chelus fimbriata habita en la Amazonía; mientras que la chelus orinocensis corresponde a la Orinoquía.

Sobre esta especie se han presentado casos de decomisos de chelus orinocensis en la frontera entre Colombia y Perú –cuenta Vento–,  y se presume que entrarían al Perú debido a que en este país existe el comercio legal de la especie amazónica.

«Las tortugas que se exportan de Perú tienen documentación legal, pero en realidad se está comercializando otra especie. La chelus orinocensis es una de las especies con mucha preocupación para Colombia y en general a nivel regional», dice Vento y precisa que solo en Perú, de las 389 especies amenazadas, más de 60 están en Peligro Crítico.

Jorge Luis Martínez, especialista en Gestión para la Conservación de WCS Perú, explica que en los últimos años hubo un incremento significativo en la exportación de tortugas matamata. «De entre 100 y 200 que se exportaban en el 2012 pasamos a 7000 en el 2019». El experto considera que esto se debe a lo que ha explicado Vento, que se está usando la ruta de Perú para comercializar la especie de la Orinoquía.

Martínez cuenta que como parte de las estrategias contra el tráfico de especies, WCS ha organizado un diplomado especializado en fauna silvestre dirigido a fiscales en Perú, una propuesta que se extenderá a otros países de la región como Colombia, Ecuador, Bolivia y Brasil. «El tráfico no es local, sino transnacional, tenemos que trabajar juntos a nivel regional».

Stephanie Arellano, Oficial de Programa Gestión de Biodiversidad para América del Sur de la UICN, considera que es importante ver al territorio de forma integral para entender que cuando se conserva un área protegida no solo se protege a las especies amenazadas sino a aquellas que puedan llegar a estar en peligro.

«El jaguar es una de las especies más traficadas, pero también hay tráfico de aves, monos, tortugas y aletas de tiburón en toda la costa del pacifico», puntualiza Arellano.

Tiburón de Galápagos en Motu Motiro Hiva. Foyo: Eduardo Sorensen / Oceana.

Según el informe de Traffic, Routes y C4ADS, 53 países en todo el mundo están vinculados al tráfico de vida silvestre a través del transporte aéreo dentro, hacia y desde los países de América Latina y el Caribe entre el 2010 y 2020, con envíos frecuentes de especies endémicas hacia Europa, América del Norte y Asia.

«Los animales más comúnmente traficados fueron aves, principalmente pinzones, que representaron el 33% de todos los países de América Latina y el Caribe», señala el reporte.

Lee más | VIDEO | ¿Por qué el jaguar está en la mira de los traficantes? #MongabayExplica

¿Qué pasa con el jaguar y el oso de anteojos?

La especie más emblemática de América, el jaguar (Panthera onca), enfrenta la reducción de sus poblaciones. La pérdida de los bosques y el conflicto con las personas y el ganado que  se instalan cerca de su territorio siguen poniendo en riesgo a este felino.

El oso de anteojos u oso andino es una especie amenazada por la pérdida de su territorio. Foto: SBC Peru.

Pero además hay otras amenazas contra el jaguar. Esteban Payán, director regional para América del Sur de la ONG Panthera, habla de las nuevas amenazas como los incendios forestales «creados por el hombre, contra los que tratamos de prepararnos, pero cuya velocidad es imparable». Además menciona que “se desconoce la velocidad de aumento del incipiente tráfico ilegal que por ahora es muy localizado”.

Payán destaca la importancia de las áreas protegidas para conservar a la especie pero lamenta que los gobiernos no destinen suficientes fondos para el mantenimiento de estos espacios de conservación. «Hay una necesidad de conectividad de las áreas protegidas y zonas no protegidas. Se requiere de una serie de estrategias de conservación y nos preocupa lo poco que hay frente a la escala de las amenazas».

Rosa Vento de WCS Perú señala que falta aún investigar el problema del tráfico de partes de jaguar, además de la creciente amenaza de la caza de esta especie por el conflicto con las personas en lugares de crianza de ganado.

Países como Bolivia, Guyana y Surinam presentan los niveles más altos de tráfico de partes de jaguar, principalmente sus colmillos, para satisfacer al mercado asiático que ve en este objeto una símbolo de poder.

«El problema de los jaguares es complejo debido a la reducción de tigres en Asia se perfila como un problema creciente. No hay reporte de consumo de carne de jaguar, pero sí de piel, colmillos y garras», dice Jessica Pacheco de WWF Ecuador.

El oso de anteojos (Tremarctos ornatus) es otra de las especies emblemáticas de Latinoamérica que enfrentan problemas para su supervivencia. Según explica Pacheco, esta especie también enfrenta el tráfico debido al interés por sus garras, pues se cree que estas tienen propiedades medicinales. Sin embargo, su mayor problema es «el conflicto de coexistencia con el ganado que ha llegado cerca de las áreas protegidas debido a la expansión agrícola».

Payán también se refiere al oso andino, «el gran carnívoro de Sudamérica», cuyo hábitat es más restringido que el del jaguar y que, además, esta en riesgo por la agricultura andina. «Requiere grandes extensiones de áreas para sobrevivir y los paramos, donde habita, se están calentando por el cambio climático, por eso, han empezado a cambiar las líneas donde empieza este ecosistema».

Lee más | La familia que lucha por la conservación de las tortugas del Golfo de México | Historia gráfica

Los peligros en el mar

Los tiburones están entre los animales marinos más amenazados. En la Lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), 316 especies de tiburones, rayas y quimeras figuran en peligro de extinción.

Las aletas de tiburón son muy cotizadas en los mercados asiáticos. Foto: Oceana.

A esta lista se deben sumar las tortugas, caballitos de mar y delfines,  entre otras muchas especies que enfrentan su extinción debido a la sobrepesca, la contaminación o el tráfico de especies.

Joanna Alfaro, directora de Pro Delphinus, señala que la pesca incidental también es una amenaza para las especies marinas. Sin embrago, en el caso del tráfico, son los tiburones los que están enfrentando mayor peligro.

Stephanie Arellano, de la UICN, señala que el tráfico de aletas de tiburón ocurre en toda la costa del pacifico. En 2017, la Armada ecuatoriana intervino al carguero chino Fun Yuan Yu Leng 999, que había incursionado en la reserva marina de Galápagos y tenía en su bodega 6223 tiburones, incluidos neonatos, de diferentes especies. Un hecho que puso de manifiesto el intenso tráfico al que están expuestas estas especies.

La tortuga carey es una de las tortugas marinas más amenazadas por la caza ilegal. Foto: Equilibrio Azul / @equilibrioazul

América Latina se ha convertido en el proveedor de aletas, principalmente para el mercado asiático, y recientemente de troncos de tiburón que llegaron de manera ilegal de Ecuador a Perú . Algunas rutas por donde transitan estas especies han sido identificadas. Una de ellas nace en Ecuador, desde donde se envían aletas hacia el Perú para que sean exportadas a los países asiáticos. Las aletas son utilizadas para elaborar una sopa con este insumo que es un símbolo de estatus y prosperidad económica. También se han detectado cargamentos que parten directamente de México y Ecuador hacia estos mercados.

Algunos esfuerzos se están haciendo en los países latinoamericanos para controlar el tráfico y enfrentar las amenazas crecientes que enfrentan los animales tanto en el mar como en suelo firme, sin embargo, los esfuerzos a veces parecen insuficientes.

Lee más | Jaguares: el reloj juega en contra para el gran felino de América

Una mirada a las aves amenazadas

El biólogo boliviano, Diego Méndez, experto en aves rapaces, se refiere a los peligros y amenazas que enfrenta una de las aves emblemáticas de Sudamérica: el cóndor andino (Vultur gryphus).

Macho adulto en un despliegue de dominancia Tororumi Parque Nacional Torotoro Potosí. Foto: Diego Méndez

«Su estado de conservación ha empeorado, pues ha pasado de Casi Amenazado a Vulnerable según la UICN», comenta Méndez, y agrega que otras especies de aves rapaces también pasaron a una categoría de mayor riesgo.

«Si hablamos de este grupo [aves rapaces] su estado de conservación se esta deteriorando, porque son muy sensibles a la perturbación humana y al deterioro de sus hábitats», comenta Méndez.

El científico agrega que las rapaces enfrentan muchas amenazas. «Las águilas grandes como la arpía o el águila coronada del Chaco necesitan de espacios no perturbados para vivir. Las rapaces, como los buitres y cóndores, son sensibles al envenenamiento, mientras que los búhos y otras especies dependen completamente de bosques bien conservados y en Latinoamérica tenemos las peores tasas de deforestación en el mundo».

La paraba frente roja figura entre las aves más amenazadas de Bolivia. Foto: Fundación para la Conservación de los Loros de Bolivia.

Méndez también menciona especies de aves endémicas que están en Peligro Crítico. Entre las que habitan en Bolivia figuran la pava copete de piedra, las parabas barba azul y frente roja, o el zambullidor del Titicaca.

En el caso del cóndor andino –dice Méndez– su situación es preocupante porque, a diferencia de otras especies, tiene características que lo hace intrínsecamente vulnerable a la extinción. «Su reproducción es lenta y no pueden responder rápido a riesgos en la población, además, comen en grupo, por tanto, el daño es muy severo en caso de envenenamiento», dice el especialista boliviano, sobre una de las grandes amenazas actuales de los cóndores.

En febrero de este año, 34 cóndores murieron por envenenamiento en Bolivia, una hecho lamentable que también ha ocurrido antes en Argentina. El envenenamiento es, actualmente, una de las mayores amenazas contra esta especie.

Un total de 34 cóndores murieron envenenados en Bolivia en febrero 2021. Foto: Juan de Dios Garay.

A Fernando Angulo, integrante del Centro de Ornitología y Biodiversidad (Corbidi), menciona otras especies en Peligro Crítico en Perú, como la perlita de Iquitos (Polioptila clementsi), una especie cuya población sería de apenas 20 parejas en la Reserva Nacional Allpahuayo-Mishana. «Está en peligro de desaparecer, no es muy conocida y muy difícil de ver. Se creó el área protegida para conservar los bosques de arena blanca donde vive esta especie». También el churrete de vientre blanco (Cinclodes palliatus) que habita entre bofedales, en el límite entre Junín y Huancavelica. «A esta ave prácticamente no se la conoce. Se calcula que hay apenas 200 individuos y su hábitat está desapareciendo».

Imagen principal: Mono nocturno andino, una de las especies más amenazadas del Latinoamérica. Foto: Andrew Walsmley.

por Yvette Sierra Praeli/ Mongabay Latinoamérica

* En Perimetral estamos comprometidas a mantener la línea periodística de los contenidos, con ética y enfoque de derechos humanos.

¿Te gusta lo que escuchas y lees? ¿Te sirve?

Sé parte de la audiencia activa que sostiene este proyecto de largo aliento. Haz tu donación monetaria a través de [email protected] **

PERIMETRAL- Periodismo para usarse, fomenta una red de medios independientes que dan cobertura a la agenda social, política y cultural en el estado de Jalisco

Deja tus comentarios

Relacionados