Detención del ‘Mochomo’: «un paso importante para encontrar a los 43»

La detención de José Ángel Casarrubias, líder de Guerreros Unidos, agrupación señalada como responsable de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, podría otorgar información clave sobre el paradero de los normalistas. Los padres de los 43 esperan que el gobierno federal los convoque para darles detalles

Texto: Vania Pigeonutt
Fotos: Duilio Rodríguez

Ciudad de México.- José Ángel Casarrubias Salgado “El Mochomo”, líder del grupo delictivo Guerreros Unidos,  considerado por la defensa del caso y las autoridades una de las piezas claves para dar con el paradero de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, fue detenido en el Estado de México.

Vía telefónica, uno de los abogados de los padres de los 43, Vidulfo Rosales Sierra, del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, informó que con esta detención la expectativa del movimiento: “es que él pueda aportar información relevante respecto al paradero de los jóvenes”.

Precisó que “cuando sucedieron los hechos, él (El Mochomo) era el principal líder del grupo delincuencial Guerreros Unidos. Él dirigía, él ordenaba y toda la prueba recabada nos indica que él era el que estaba al frente del grupo delictivo”.

Guerreros Unidos es el grupo delictivo que la entonces Procuraduría General de la República (PGR) señaló como responsable de coordinar la desaparición masiva, la noche del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero. Esa noche y madrugada del 27 de septiembre de 2014, de acuerdo con la versión oficial, el grupo se coordinó con policías municipales de Iguala, Huitzuco y Cocula para asesinar a tres normalistas y desaparecer a 43, además de matar a otros tres civiles.

Rosales Sierra recordó que dos de los hermanos Casarrubias están detenidos y uno fue asesinado. Quienes siguen tras las rejas, incluso por otros delitos que adicionales, son Sidronio y Mario Casarrubias. Este último –según las autoridades– fundó el grupo delictivo, que de acuerdo con la Fiscalía General del Estado de Guerrero, prácticamente se diluyó a partir de estas detenciones.

La PGR ofrecía desde el 2015 una recompensa de 1.5 millones de pesos por José Ángel, quien había permanecido prófugo hasta la semana pasada. Rosales Sierra detalló que la actual Fiscalía General de la República (FGR) no notificó ni a ellos como defensa ni a los padres de familia de esta detención, pero investigaron que fue trasladado al penal del Altiplano y esperan que en breve haya una reunión para informales avances puntuales.

Detenciones pendientes importantes

Rosales recordó que han salido libres varios de los detenidos del caso. La FGE ha logrado detener a más de 100 personas por el caso, en estos cinco años, entre autoridades como el ex alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, el ex secretario de Seguridad Pública de Iguala, Felipe Flores; policías municipales e integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos.

Rosales explicó que por lo desaseadas de varias investigaciones y pruebas anuladas, sin embargo, han logrado su libertad vía amparos varios actores señalados. Y pueden lograr salirse del caso varios más. Por ejemplo, contó, está pendiente la resolución de un juez sobre el vínculo de Sidronio Casarrubias con el caso Ayotzinapa, aunque tiene otros cargos de otros delitos en su contra.

Están pendientes entre tres y cinco órdenes de aprehensión. “Hay una muy fundamental, de un personaje que era del área de Seguridad Pública en Iguala, Alejandro Tenezcalco, que al igual que “El Mochomo” también es un personaje clave que, según las pruebas, el día de los hechos él estuvo operando. En distintos cruces de llamadas aparece este personaje”.

Añadió: “Hay datos muy contundentes y principalmente de José Ángel Casarrubias “El Mochomo”, que era uno de los principales dirigentes y efectivamente por esta razón se giró una de las órdenes de aprehensión que está vigente desde el año 2014. Él estuvo muy al tanto y tiene información privilegiada respecto del paradero de los estudiantes. Sabe quién los llevó, cómo los llevaron, dónde están los 43. Su detención es un paso muy importante para tener pistas de los 43 estudiantes”.

“Dos de sus hermanos están detenidos (Sidronio y Mario), un hermano de él fue asesinado, el que era policía federal. Un hermano de él que fue teniente del Ejército mexicano, con motivo de los hechos, se empezó una investigación y él tuvo que salirse del Ejército mexicano y ahora es investigado por estos hechos”, dijo.

El abogado compartió que los padres de familia ven como un avance muy importante la detención de “El Mochomo”, pero “hay un déficit” de información, porque nadie les informó y eso genera un impacto emocional. Confía en que el gobierno federal los convoque pronto a una reunión, porque recordó, a inicios de marzo del año pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un acuerdo con la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y la FGR donde se comprometió a esclarecer el caso.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, la otra organización defensora del caso, consideró que: “la relevante detención de uno de los presuntos líderes del grupo criminal involucrado, junto con diversas autoridades, en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, puede contribuir al esclarecimiento del caso”.

“Ya que estuvo prófugo desde el 2014, es fundamental que se incentive su colaboración con la investigación del paradero de las víctimas y que se sigan indagando los vínculos de su familia y su organización criminal con las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno”.

En Pie de Página nos importa la información que tiene que ver con la gente, que explica las causas y consecuencias de las decisiones de los grupos de poder en su vida cotidiana, pero que también abre espacios para la reflexión, la búsqueda de soluciones y la vinculación con los mecanismos de cambio.

Deja tus comentarios

Relacionados