“Nos toca tocarnos incluso en cuarentena”: Karla Barajas (autoexploración)

PERIMETRAL- Periodismo para usarse, fomenta una red de medios independientes que dan cobertura a la agenda social, política y cultural en el estado de Jalisco

Karla Barajas tuvo cáncer de mama por un tumor en el lado izquierdo. Se lo retiraron con una mastectomía en 2018 y ahora lleva un tratamiento para que no vuelva.

Accedió a compartirnos este mapa de cómo explorarnos las mamas, lo hace con pausa y muy clara explicación. En Perimetral agradecemos nos permita amplificar su vivencia.

“Me sentí una bola en mi chichi izquierda a principios de marzo de 2018. No le di importancia, o no quería dársela. El lunes 12 de ese mes llamé a mi ginecóloga y me ordenó una mamografía de urgencia que me hicieron al día siguiente. El 14 de marzo mi doctora vio los resultados y llamó a su amigo oncólogo, quien me recibió ese mismo día. Me hicieron una biopsia para confirmar que era cáncer y después otro estudio para ponerle apellido al cáncer: carcinoma ductual infiltrante, en etapa tres, con metástasis en ganglios de la axila. La orden fue ponerme un catéter para recibir 16 sesiones de quimioterapia. Sólo me dieron 10 porque se presentó (entre otros males) un efecto secundario que se llama neuropatía. El 1 de agosto de 2018 me operaron. Mastectomía radical y extirpación de 5 ganglios. Cuando descubrí el tumor medía 7 cm. Cuando lo sacaron ya estaba encapsulado y medía menos de 1 cm. Después me dieron 32 sesiones de radioterapia.”

Lleva dos años tomando exemestano, dos años y medio con inyecciones de Zoladex y el tratamiento en que se encuentra dura cinco años; las pastillas son para evitar que vuelva el cáncer, la inyección evita que menstrúe porque el tumor se alimentaba de hormonas y los ovarios son el principal productor de hormonas femeninas.

Son varios los efectos secundarios que experimenta debido a los medicamentos: vértigo, mareo, visión borrosa, dolor fuerte en articulaciones, náusea, depresión, llanto, falta de apetito, entre otros.

Volver a la sabiduría del ser mujer

“A mí el cáncer me abrió los ojos. Descubrí que mucha gente me quiere, que soy afortunada y no lo sabía, que no me hago caso, no escucho a mi sabia interior y es una voz muy inteligente; que debo quererme, valorarme y cuidarme: revisar siempre mi salud física y emocional. A la gente le digo: no esperes a que la vida te de una cachetada”

Producción: Karla Barajas y Arte Escena Crisol, AC.

Deja tus comentarios

Relacionados