El río Santiago nace moribundo

Foto: Marco von Borstel

PERIMETRAL- Periodismo para usarse, fomenta una red de medios independientes que dan cobertura a la agenda social, política y cultural en el estado de Jalisco

Por: Ing. químico Juan Pablo Soler Villamizar
Miembro de la REDLAR – Otros Mundos Colombia

El río Santiago o Santiago Tototlán, es tal vez la principal corriente de agua dulce que comparten los estados de Jalisco y Nayarit en el occidente mexicano. El Santiago desciende desde el lago de Chapala que se encuentra a mil 524 metros sobre el nivel del mar, hasta desembocar en el océano Pacífico, cerca del municipio de San Blas ya en el estado de Nayarit; es un recorrido de 562 kilómetros.

Para evidenciar directamente esta realidad, entre el 27 de mayo y el 2 de junio de 2010, un grupo de ambientalistas se dio a la tarea de recorrer los principales puntos de afectación de la cuenca del Santiago, para evidenciar en campo los malestares del río, de los pueblos, las personas. Al entrevistar a los afectados directos y conocer parte de las alternativas por las que las comunidades han optado para enfrentar el fenómeno más dramático causado por la irracionalidad humana, que cada vez cobra más vidas: la contaminación del agua.

El recorrido también se registró en video por el equipo de Adapting in Scarcity , con la intención de socializar las experiencias de la gira, difundir las voces de los afectados y mostrar los impactos del modelo de desarrollo que son, generalmente, invisibilizados, y a su vez, fomentar la articulación de todas las organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la defensa y recuperación de la cuenca del río Santiago.

El Río Santiago y sus dos malestares

Tras la gira es importante resaltar dos. La primera, es con relación a que en el Santiago van a parar todas las aguas residuales de Guadalajara, su área metropolitana y poblaciones de la cuenca; y la segunda, el gran número de represas que se han construido y se proyectan construir sobre el río.

La construcción de presas sobre el curso de los ríos imposibilitan el flujo de las especies sobre la cuenca, afectando su reproducción y rompiendo gran parte de las cadenas biológicas que hacen que en el río y por el río se recree la vida. Sus efectos sobre la naturaleza se complementan con los graves impactos económicos y sociales, ya que provocan el desplazamiento forzado e involuntario de gran número de comunidades campesinas, indígenas y de pescadores que interactúan con el río.

Estos efectos en el caso del río Santiago se deben multiplicar exponencialmente, pues son varios los proyectos de represas que ya se han construido sobre la misma cuenca, entre los principales se encuentran: Puente Grande (17.40 MW), Intermedia (5.32 MW), Colimilla (51.20 MW), Las Juntas (15.00 MW), Agua Prieta (240.00 MW), San Francisco (278.00 MW), Arroyo Hondo (133.00 MW), Santa Rosa (61.20 MW), La Yesca (750.00 MW) El Cajón (750.00 MW) y Aguamilpa (960.00 MW).

Los testimonios de los afectados por El Cajón, Aguamilpa y Santa Rosa coinciden en que la represa vulneró sus formas de vivir en el territorio y de subsistencia misma. La agricultura se ha visto afectada porque las tierras más aptas para el cultivo han quedado bajo las aguas, sin que se les proporcionen terrenos aptos para la agricultura; además, el costo de vida con la presa construida aumentó de manera inversa a los ingresos económicos de los pobladores.

Mezcala

A la altura de Ocotlán, Jalisco, donde el río Santiago se une con el río Zula, a escasos kilómetros de su nacimiento, se aprecian enormes formaciones de lirio, o buchón de agua sobre la superficie, el cual crece donde se presenta un alto índice de contaminación.

Testimonios de Francisco de los Santos y Juan José Paredes, comuneros en Chapala y Mezcala. Levantamiento de imágenes, entrevistas y edición para video: Arthur Richardson, Sarah Kelly. Asistente: Ana Lía.

Hidroeléctrica El Salto

En este punto, las aguas que discurren por la cuenca son negras, el viento que corre por las orillas y que penetra en el interior de las viviendas es fétido, es ese típico olor de la materia orgánica en descomposición que causa dolores de cabeza permanentes e incomodidad a lugareños y visitantes; con la represa llegó la empresa textilera, después empresas que conformaron un complejo industrial en donde todos tiran sus desechos tóxicos al río sin que hasta el momento se les sancione.

Testimonios de jóvenes que viven a la orilla del rio e integrantes de la ONG “Un Salto de Vida”. Levantamiento de imágenes, entrevistas y edición para video: Arthur Richardson, Sarah Kelly. Asistente: Ana Lía.

Arcediano

Aunque el proyecto de presa se canceló el pueblo de Arcediano sucumbió bajo las ruedas de los buldozer, destruyó el puente colgante más viejo de México y segundo de Latinoamérica,  construido en 1894, que llevaba el mismo nombre del poblado, por lo que los pobladores reclaman la reconstrucción de su poblado, de su vida, de su historia.

Antes de platicar con Guadalupe Lara comprobamos que, cancelada la presa, seguía recibiendo recursos para seguridad privada.

Represa Santa Rosa

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco – CEDHJ- afirmó:  “ante la gravedad del problema la cuenca debe declararse zona de emergencia ambiental y de acción extraordinaria en materia de salud”; organizaciones de la sociedad civil, indígenas, pescadores y campesinos se suman a este llamado y conminan a los gobiernos y autoridades competente a que tomen las medidas pertinentes.

Cooperativas de pescadores afectados por la represa del río Santiago; la vida comunitaria alterada y con daño en la pequeña economía.

Industria agavera

Explicación del daño que provoca la industria agavera “patrimonio de la humanidad”.

Hidroeléctrica La Yesca

La presa La Yesca es un proyecto en construcción que planea embalsar las aguas del río Bolaños y El Santiago. Los habitantes del Llano de los Vela y de Hostotipaquillo manifiestan no estar de acuerdo con el proyecto, ni con las negociaciones propuestas por la Comisión Federal de Electricidad –CFE-, por lo que algunos habitantes preocupados por los efectos potenciales de la represa y las bajas indemnizaciones, se han negado a vender o salir de su territorio. CFE ofrece cuatro pesos por metro cuadrado.

Despojo y violaciones humanos se suman a la contaminación del río Santiago frontera Jalisco-Nayarit.

Presa el Cajón

Este proyecto se sitúa en el estado de Nayarit, a 47 kilómetros de la ciudad de Tepic. Para llegar hasta el sitio donde fue reubicada la comunidad de El Ciruelo, se debe contar con el permiso de la CFE, y contratar un servicio de lancha que toma alrededor de 40 minutos, siendo esta la ruta más rápida de acceso.

Represar el río Santiago implica desplazamiento forzado.

Presa Aguamilpa

Tiene un muro de 187 metros de altura, se terminó de construir en 1993 y represa las aguas del río Santiago y Huaynamota. El espejo de agua de la represa es de 12,500 hectáreas aproximadamente, donde se ubicaba veintidós ejidos, esto implicó el desplazamiento de más de 800 personas, de las cuales el 60% eran indígenas y el porcentaje restante campesinos y pescadores de la región.

Empresa CFE la mayor beneficiada de la cuenca.

Manglares Compostela y San Blas

El río Santiago desemboque en esta zona, implica que el agua dulce se mezcle con la salada, haciendo del manglar un estuario, donde el agua es salobre, y por tanto, la diversidad biológica, la vida que se genera allí es única e intensamente diversa.

De hecho, las zonas de manglar son consideradas como la quinta zona ecológica de mayor producción; es decir, de donde se extraen y producen infinidad de materiales, al respecto, Greenpeace señala que un manglar produce combustibles naturales como la leña, carbón o alcohol, recursos para la construcción como madera, gomas, pegamentos, minerales, insumos para la alimentación, producen diversidad de peces, mariscos, aceites, vinagres, medicinas naturales, condimentos y también producen, recursos usados en la industria textil y química.

Explicación de cómo se sana la naturaleza a sí misma: el río Santiago se encuentra con los manglares y desemboca en el mar, más limpio.

Parte del equipo del recorrido de siete días, mayo-junio 2010.
Deja tus comentarios

Relacionados